Interés General

Tener una mascota demanda de nosotros atención, trabajo, dinero y responsabilidad - 2 de Febrero de 2019 - Nota vista 248 veces

¿Sabemos realmente qué implica tener una mascota?

Todos queremos tener o regalar una mascota, pero ¿analizamos realmente a qué nos enfrentamos? En alguno de los artículos anteriores hemos hablado sobre la tenencia responsable de mascotas y ahora volvemos un poco sobre lo mismo, ya que si decido tener una mascota, seré responsable de su salud, de su bienestar, de que no sea un peligro para la sociedad, etc.

Entonces, hay preguntas que nos tenemos que hacer y contestar antes de incorporar un compañero de 4 patas. Por ejemplo: ¿es el momento de tener una mascota?, ¿tengo tiempo para dedicarle?, ¿la puedo tener en el lugar donde estoy viviendo?, ¿dónde va a quedar cuando yo viaje o la voy a llevar conmigo?, ¿puedo mantenerla en correctas condiciones de higiene y salud?

“Tiempo es dinero”….y lo primero que consume una mascota es tiempo. Los cachorros necesitan educación y socialización (más aun si son de razas consideradas peligrosas); sino, vamos a estar trayendo a nuestra casa un problema, porque “no se lo puede sacar a pasear”, porque “nadie lo puede tocar”, “no se deja bañar”, “no se deja dar el medicamento”, etc. Para disfrutar realmente una mascota es necesario que se invierta tiempo en ella, de cachorro -y durante toda su vida-para paseos (en el caso de los perros, y que siempre deben ser con collar y correa), tiempo para acariciarlo y jugar con él, higienizarlo, llevarlo al veterinario, etc.

Respecto a la raza a elegir, debemos considerar el espacio que disponemos para que el perro (los gatos se adaptan más y no varía tanto su tamaño). También debemos pensar en que debe tener reparo de la lluvia y del sol. ¿Estamos todos de acuerdo que EL PERRO NO PUEDE VIVIR ATADO?

En cuestiones de tamaño también debemos considerar que quizás haya que movilizarlo distancias largas en algún momento, o que él no pueda caminar….Una cirugía (yendo a casos extremos), no se puede realizar en el domicilio.

El tamaño también tiene injerencia en la cantidad de alimento que este hermoso cachorro va a comer en su vida. No es lo mismo alimentar a un caniche que un rottweiler. Respecto a qué alimento debemos darle hay dos grandes ramas: la comida casera y el alimento balanceado. Lo más difícil de la primera es hacer una dieta acorde a sus necesidades (no debería comer carne picada sola toda su vida, aun si es un gato). Por el otro lado, la problemática del alimento balanceado radica en saber que no todos los balanceados son iguales, que por algo está dividido en cachorro y adulto; y en razas grandes y chicas; y que por algo algunos salen $30 el kilo y otros más del doble; nada de esto es casualidad. Si bien algunos ya saben identificar la cantidad de proteínas que trae, no sólo se trata de porcentajes, sino de qué tipo de proteínas y cuánto de esa proteína es aprovechable para el perro. Con mis perras he ido probando diferentes marcas, y así me di cuenta que con “X” marca bajan de peso y/o tienen hambre siempre; cuando comen marca “Y” defecan demasiado o pierden demasiado pelo; y la marca “Z” hace que se llenen antes, comen menos y de paso vimos también que defecan menos y mantienen su peso.

¿Qué otras cosas

va a “gastar” mi mascota?

Visitas al veterinario. Desde pequeño tanto perro como gato deben visitar al veterinario, debe controlar su crecimiento, debe desparasitar y vacunar con un plan vacunal acorde a tu mascota. (Debo hacer un paréntesis en este momento, respecto a la vacunación de nuestras mascotas: es un acto médico. El veterinario es el único que puede vacunarla y debe asegurarse de que la misma está en condiciones de ser vacunada). El plan vacunal se adapta a cada cachorro dependiendo de la edad, del estado de salud y hasta inclusive de las enfermedades a las que puede estar expuesto. No es capricho del profesional o del laboratorio que las produce, colocar 3 o 4 dosis de determinada vacuna, ni el intervalo entre las mismas ni los REFUERZOS ANUALES.

La desparasitación interna también es importante, se inicia en determinada edad, se repite en determinado tiempo y luego las veces que sea necesario en la vida del animal; para proteger a nuestra mascota y a nosotros mismos. Y tampoco hay que olvidarse que debemos protegerlos contra los parásitos externos (pulgas y garrapatas.. que a veces pienso que están ganando la batalla….), que además de la picazón molesta que producen, transmiten enfermedades.

Entonces, la vacunación de cachorro o la anual, sumada a la desparasitación es visita “mínima y obligada” al veterinario (siempre y cuando no tenga otro problema de salud), que si bien ama los animales, también tiene que pagar cuentas, comprar los materiales para su veterinaria, pagar su matrícula, etc…. por lo que no te puede atender gratis.

La higiene de tu mascota es otro de los aspectos de los que tienes que ocuparte, podes hacerla vos o conseguir peluquería o veterinaria que te brinde ese servicio (si es una veterinaria, se puede hacer coincidir algún baño con la revisación anual!). Pero la mascota tiene que estar limpia y su manto en adecuadas condiciones, es parte de su salud (hemos sacado “nudos” que pesan lo mismo que el caniche que estaba debajo…).

Entonces, desde el tiempo para edecuarlo, hasta los medios económicos para cuidarlo, pasando por el espacio para tenerlo y demás…. es lo que tu mascota necesita; en repuesta te va a dar AMOR del bueno y COMPAÑÍA que no sabe de infidelidades. Cuidala. Tu mascota es tu responsabilidad.



Por Josefina Ben, Médica veterinaria

Contenido Relacionado