Tecnología

30 de Enero de 2019 - Nota vista 1580 veces

Fabrican dispositivo flexible que produce electricidad a través del WiFi

Casi todos los aparatos tecnológicos que contamos en el día a día funcionan con electricidad que es almacenada en una batería, ya sea por medio de conexión a toma corriente, energía solar o cinética. Ahora un grupo de científicos logró crear un dispositivo maleable que funciona eléctricamente, pero que no requiere un almacenamiento, sino que funciona con señales de WiFi.

WiFi es un nombre corto para Wireless Fidelity, la tecnología que surgió en 1999 fue pensada para comunicar inalámbricamente diferentes dispositivos entre sí o a través de un punto de acceso de red (computadoras, celulares, televisores, consolas, reproductores de música, y al día de hoy casi todos los electrodomésticos). Desde el MIT, Instituto Tecnológico de Massachusetts, dieron un paso gigante al transformar las señales WiFi en electricidad.

El avance se basa en el uso de rectenas (del inglés, rectifying antenna, antena rectificadora), unos sistemas que convierten las ondas electromagnéticas de corriente alterna, como las WiFi, en continua.

En el trabajo publicado en la revista Nature, explican que emplearon una antena de radiofrecuencia flexible para capturar las ondas wifi. Después, su señal de corriente alterna se envió a un finísimo semiconductor de disulfuro de molibdeno (MoS2) –uno de los más delgados del mundo, con tan solo tres átomos de espesor–, eso la convirtió en corriente continua para que pueda alimentar los circuitos electrónicos.

De esta manera, dispositivos sin batería podrían capturar y transformar de forma pasiva las señales WiFi, que cada vez inundan más lugares de nuestro entorno, en una fuente útil de alimentación. Además, presentan las ventajas de ser flexibles y poderse fabricar en rollos para cubrir áreas muy grandes.

“¿Qué pasaría si pudiéramos desarrollar sistemas electrónicos capaces de cubrir un puente, una ruta o las paredes de nuestra oficina, llevando la inteligencia electrónica a todo lo que nos rodea? ¿Cómo proporcionaríamos energía a estos aparatos electrónicos?”, comenta Tomás Palacios, coautor y profesor en el departamento de Ingeniería Eléctrica y Ciencias de la Computación del MIT.

“Hemos ideado una nueva forma de alimentar los sistemas electrónicos del futuro, destaca Palacios, mediante la captura de la energía WiFi de una forma que se puede integrar fácilmente en grandes áreas para llevar esta inteligencia a cada objeto que nos rodea”.

En los experimentos realizados por el equipo, se ha comprobado que su dispositivo puede producir alrededor de 40 microvatios de potencia cuando se expone a los niveles típicos de las señales WiFi (alrededor de 150 microvatios). Eso es más que suficiente para iluminar la pantalla de un celular o un chip de silicio.

Es interesante destacar que la utilización de electrónica flexible basada en materiales bidimensionales (MoS2 en este caso) para generar electricidad a partir de señales electromagnéticas presentes en el ambiente, como las del WiFi y los celulares, es ubicua y gratuita. Este año salen al mercado los primeros celulares flexibles, a principio de enero mostraron en el CES de Las Vegas un televisor enrollable, todo indica que la tendencia seguirá siendo de las pantallas, pero con un giro que por ahora abre un abanico de posibilidades. Ya no parece una locura pensar que por ejemplo los autos podrán ser fabricados con paneles solares y con esta tecnología inalámbrica para lograr un funcionamiento limpio y gratuito en lo que refiere a energía y movilidad.

Contenido Relacionado