Agro

29 de Enero de 2019 - Nota vista 1177 veces

Recomendaciones para citricultores ante exceso hídrico

INTA Bella Vista, a través de su equipo de trabajo en citricultura, realiza recomendaciones técnicas para productores y productoras citrícolas, ante el exceso hídrico que se registró en el Litoral argentino en las últimas semanas.

En lotes comerciales de limonero, naranja y mandarina, es conveniente la aplicación de fertilizantes foliares enriquecidos con macro y micronutrientes como así también ampliar la cobertura sanitaria con otros principios activos para el control de enfermedades cuarentenarias, particularmente mancha negra y cancrosis, recordando que en los casos de lotes con bacterias resistentes al cobre, se debe utilizar cobre a razón de 3 kg de producto comercial cada 1000 lts (producto comercial con 50 % de cobre), con el agregado de mancozeb al 2/1000 de producto comercial (80%de activo), para el control de mancha negra además del tratamientos preventivo con cobre y mancozeb antes mencionado, puede utilizarse carbendamim 50 % al 1/1000 con el agregado de aceite emulsivo al 5/1000, siempre teniendo en cuenta las restricciones y tiempos de carencia.

En cuanto a la Fertilización, en aquellos lotes en producción se recomienda la aplicación de enmiendas orgánicas a razón de 30 kg de estiércol vacuno bien descompuesto o 20 kg de guano/planta, sin embargo en lotes recién implantados o en producción incipiente, ubicados en sitios de mayor retención de agua y pie de injertos susceptibles a Phytophtora (rugoso y rangpur), esta práctica no es recomendable. En este último caso es recomendable el uso de Fosetil Aluminio vía foliar por su acción sistémica.

Respecto a las plagas, lo fundamental es realizar monitoreos periódicos para la detección temprana, las condiciones predisponente posibilitan la presencia de Minador de la hoja de los cítricos, es por ello que se deben evaluar la presencia y estado de brotación general del lote, para así actuar preventivamente con los productos recomendados (Imidacloprid, Abamectina, Azadiractina). No realizar aplicaciones de insecticidas o acaricidas cuando la planta aún esta estresada (por alta humedad) ya que los tratamientos no tendrán el resultado esperado o pueden producir algún efecto fitotóxico en los órganos vegetativos. Si bien las labranzas en las quintas cítricas tienen por finalidad central el control de malezas, para suelos “planchados” por la lluvia, conviene un movimiento superficial para mejorar la aireación y restaurar la actividad bilógica en proximidades de la copa. Es importante destacar que en estas situaciones estas herramientas que pueden provocar el corte de raicillas (rastras chicas, carpidoras, etc.), causan un buen efecto, ya que se promueve la formación de nuevas raicillas.

Es necesario recalcar, para la implantación de lotes nuevos tener en cuenta, la sistematización del suelo, a los efectos de reducir la incidencia de enfermedades radiculares y los excesos de humedad por altas precipitaciones como es el caso del fenómeno del Niño. Para ello, sugerimos la construcción de lomos donde se destinarán las futuras plantas y mantener el control de malezas en forma mecánica y con herbicidas. Una vez finalizado el periodo crítico y en la medida de la disponibilidad del productor es imprescindible la realización de análisis de suelo y foliares para determinar el estado nutricional y las deficiencias a corregir y así realizar los planes de fertilización acorde a cada situación en particular.


Contenido Relacionado