Salud

25 de Enero de 2019 - Nota vista 606 veces

Partes del cuerpo que ya no necesitamos para nada

Se trata de aquellas que no tienen ninguna utilidad para las funciones que se desarrollan en la vida moderna.

Desde un punto de vista antropológico, se conoce como «sobras evolutivas» a las partes del cuerpo que ya no necesitamos para nada. No tienen ninguna utilidad para las funciones y actividades que se desarrollan en la vida actual, según informa BBC Mundo.

No siempre ha sido así. Antes, en nuestros antepasados, cumplían funciones específicas. Ahora no todo el mundo las conserva, tal y como reveló Dorsa Amir, una antropóloga de la evolución en el Boston College (Estados Unidos).


El apéndice

Seguramente es la parte «más inservible» del cuerpo que todos conocen. Este órgano ayudaba a la digestión de las plantas que formaban parte de la dieta de nuestros ancestros. Cuando la dieta de las personas se volvió más variada, el apéndice perdió su función, asegura la experta.


Palmar largo

Actualmente no todo el mundo lo tiene. Se trata de un músculo que va desde la muñeca hasta el codo. Los científicos certifican que un 10% de los seres humanos ya lo ha perdido; antes servía para ejercer la fuerza necesaria y trepar árboles.

¿Cómo saber si aún lo tienes? Si extiendes el brazo con la palma de la mano hacia arriba, unes tu pulgar con los dedos para formar una especia de cono, quizás se vea un saliente muy fino y recto que se extiende por el antebrazo. No es el tendón, sino más suave.


Muelas del juicio

Su finalidad era morder las carnes duras y los cereales crudos. Hoy en día no se necesita masticar con tanta intensidad. No a todo el mundo le salen, pero sí aparecen, suelen provocar dolor. En ocasiones recomiendan extraerlas para aliviar este malestar.


Músculos arrectores pili

En el pasado, el ser humano tenía mucho más pelo que ahora. Estos músculos, conectados a los folículos capilares, ayudaban a erizar la piel y así parecer ser más grande en una situación de amenaza. Ya no se necesita esto, aunque muchos mamíferos, como los gatos, los mantienen.


Cola embrionaria

Aún hoy, entre la semana cinco y ocho tras la concepción, el futuro bebé comienza a desarrollar una cola; desaparece antes de nacer para formar lo que conocemos como coxis. Antiguamente, servía para moverse y mantener el equilibrio.


Músculos en las orejas

Responsables de mover la parte visible de los ojos, pocas personas tienen control sobre ellos, insistió la antropóloga. Algunos mamíferos los siguen usando para detectar presas o depredadores (se piensa que los humanos lo utilizaban para esto mismo).


Músculo piramidal

Se encuentra situado en la parte baja del abdomen, con forma triangular. No sirve más que para mover la «línea del alba» —aquella que va desde el vientre inferior hasta el pecho—. Hoy no tiene utilidad.


Pezones masculinos

Biológicamente, los pezones cumplen la función de facilitar el amamantamiento. Entonces, ¿por qué los hombres nacen con ellos? El futuro bebé, cuando aún es embrión, comienza a desarrollarse de la misma forma. Sin importar el sexo. En el momento en el que los órganos masculinos actúan, los pezones ya se han desarrollado.


Tercer párpado

Es un pliegue que se sitúa en la esquina interna de los ojos, similar a las membranas de algunos animales como las aves. Se usan para mantener los ojos húmedos y libres de residuos en los animales; en los humanos, no tenemos ningún tipo de poder sobre él. Tal y como concluyó la experta, «es raro encontrarlo en primates, por lo que debemos haberlo perdido hace tiempo».

Contenido Relacionado