Interés General

ESPACIO ANIMAL - 19 de Enero de 2019 - Nota vista 376 veces

El celo en nuestras mascotas

Cuando una perra o gata está en celo, hará cualquier cosa para poder tener un romance.

Celo: Es el periodo fértil del ciclo reproductivo. Este periodo es diferente en cada especie, por lo que abordaremos caninos y felinos por separado.

CANINOS

Las hembras caninas entran en celo una vez cada 6 meses (mínimo 4 y máximo 12), este intervalo varía según la raza, el individuo y puede variar en el mismo individuo influido por factores de estrés, de manejo y ambientales.

Las perras llegan a la pubertad en relación a tamaño de adulto, por esto, las hembras de razas pequeñas antes (5 o 6 meses de edad) que las de gran tamaño (10, 12 o hasta 20 meses).

La pubertad no es sinónimo de madurez sexual. Esta llega recién a partir del 2 o 3 celo y coincide con la máxima eficiencia reproductiva, que se mantiene hasta los 6 años aproximadamente.Luego la fertilidad comienza a disminuir, aunque la perra continua sangrando de por vida.

Las perras en celo pierden sangre, y su vulva se inflama por efecto de los estrógenos.

Los machos son atraídos por las hembras y pueden “instalarse” en la puerta de casa, pelearse entre si, perderse, etc. Pueden saltar muros, hacer pozos y hasta servir a la hembra con una reja interpuesta. NO hay que confiarse, tampoco con las “bombachas” porque “el instinto es más fuerte”.

Luego del celo, la perra que no ha sido servida presenta una situación hormonal muy similar a la de la perra preñada. Esto es lo que da posibilidad de que se presente la seudopreñez (“embarazo psicológico”). En algunas perras, esta situación puede traer aumento del apetito, lactación, conducta de nidación, crianza de objetos inanimados, etc. Se desconoce la causa por la cual estos signos se desarrollan sólo en algunos animales y no en otros. Si bien la falsa preñez es un estado fisiológico que habitualmente no requiere tratamiento, su veterinario evaluará cada caso en particular.

Respecto a los métodos farmacológicos para anular o posponer el celo o evitar una gestación luego de un servicio, queda a criterio de cada profesional y en situación.

Como recomendación general perras que no están destinadas al servicio el método anticonceptivo, es la CASTRACIÓN.

SERVICIO

Respecto al día de servicio hay muchos mitos y confusiones. Y todos tienen algo de cierto….

No hay un día exacto aplicable a todas las perras, algunas deben servirse el día 8 y otras el 18. Tampoco es exacto decir que “cuando deja de perder” dado que las características de las perras varían de una a otra y muchas pueden sangrar durante todo el estado y algunas pueden aceptar al macho siempre y otras nunca…Es complejo…

Además hay que considerar la maduración de los óvulos y la sobrevida de los espermatozoides en el tracto reproductor de la hembra.

Los datos más exactos implican mucha observación por parte del dueño y datos hormonales que están no disponibles en nuestra ciudad.

Ahora bien, todo esto es cuando deseamos planear un servicio y el nacimiento de una camada; si nosotros no queremos esto, y la perra se escapa o el perrito del vecino rompe el tejido… seguro que queda preñada.

FELINOS

Las hembras felinas están influidas por las horas luz del día y en general entran en celo entre octubre y febrero.

Si bien la hembra felina no sangra….se hace notar: maúllan, maúllan y maúllan…se refriegan contra cualquier objeto y maúllan…están especialmente mimosas y buscan llamar nuestra atención; esto junto con quizás orina en diferentes lugares de la casa, es su manera de alertar a sus pretendientes.

Como en esta especie no hay tanta diferencia de tamaño, la mayoría de las hembras alcanzan la pubertad entre 6 y 9 meses.

Entre los factores que modifican la llegada de la pubertad encontramos el peso mínimo que debe tener para entrar en celo; la raza (las de pelo corto llegan a la pubertad antes que la de pelo largo); etc.

En estas especies también está el mito de que debe tener cría al menos una vez en la vida. Esto es falso y se ha comprobado que la castración minimiza el riesgo de padecer tumores mamarios en la edad adulta además de evitar que se escape, que se pierda, que tenga algún accidente, (conductas también aplicables en la perra), etc. Las gatas en celo no ovulan si no hay servicio, esto quiere decir que volverán a entrar en celo entre los 15 a 20 días. Los métodos para prevenir los ciclos de las hembras felinas, en general presentan efectos colaterales indeseables (aun más que en las perras) y deberá ser tratado cada caso en particular. 

Contenido Relacionado