APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Deportes

17 de Enero de 2019 - Nota vista 801 veces

Héctor Bruno se prepara para el desafío de unir Concordia y Colón, en kayak

Héctor Bruno, se puede decir, es uno de esos deportistas de alma. De esos que aprendieron a lo largo de la vida que no se trata de resultados, que los resultados vienen a partir de un trabajo responsable y así se consiguen los objetivos. Aprendió que no es importante ser primero, segundo o tercero, sino ponerse una meta y superarse.

Fue acompañante de automovilismo durante muchos años de Luli Ponte en el Falcon, demostró su talento en el tiro y a través de su entrenamiento pudo transmitirle a su hijo Nicolás Bruno, hoy abogado, su pasión por el tiro de precisión y Nico llegó a lo más alto a nivel sudamericano en esta disciplina. Posteriormente se abrazó a la arquería en donde hoy continúa descollando y como si eso fuera poco, lo atrapó la pasión por el canotaje que lo llevó a prepararse para un nuevo desafío.

Recientemente en su Facebook publicó quiero hacer un reconocimiento a todos los que están colaborando para que en esta etapa de mi vida (60 años) corra la Regata Concordia-Colón de 120 km en tres etapas los días 3, 4 y 5 de marzo. Es un deporte desconocido para mí, pero estoy haciendo bien los deberes. Mi META ES LLEGAR (resaltó). A Nicolás mi hijo que me filmó para lograr definir varios aspectos con la gente que sabe y mucho, Gonzalo Ugolini que instaló el timón Nelo a mi kayak ASIAN de Baum, a Bruno Sterry, a Natalia mi hija y Carlitos Fabre, José Gómez, Miqueas Viviani, Roque Demzuck, Matías y Roque Toller, Martín y Manuel Garaycochea, Graciela, Carlitos Vargas, a mi hermano Omar Bruno, Martín Tecco y Ricardo Elgart y más amigos que se van a sumar.

 En ese comentario dejó marcada su pasión y el compromiso y la responsabilidad con que está tomando este desafío de unir nuestra ciudad con Colón por el río Uruguay en tres etapas.

 Para eso entrena diariamente y hoy un poco complicado por la crecida del cauce del Uruguay, pero sin perder un día para ponerse punto. A sus 60 años sigue vigente y no dejándose vencer por el paso del tiempo. Lo hace con pasión y es otra meta que se impuso y que sin dudas, sin importar el resultado, volverá a cumplir y desde ya se siente satisfecho remarcado que esto no es ni más ni menos que “Sacarle el jugo a la vida”. JCV

Contenido Relacionado