Interés General

Por Darío H. Garayalde para El Heraldo - 14 de Enero de 2019 - Nota vista 364 veces

Las antiguas farmacias de Concordia desde 1859

Farmacia Entrerriana de J.D. Riquelme, Farmacéutico Nacional. La propaganda que publicaba en 1910 en el Diario El Litoral decía “Atendida personalmente por su propietario, con Servicio Nocturno. Gran surtido de drogas y específicos”.

Posteriormente, el Sr. Riquelme vende su farmacia a la sociedad llamada, de Dacunda y Gelsi en 1918. Sus nuevos propietarios el Dr. Juan Dacunda y Tomás Gelsi se instalan en el mismo local en la calle Entre Ríos y Corrientes donde hoy está Mundo Sport, antes Bonato y Bonato y para los que lo recuerdan, Casa Rodríguez “La Casa de los Discos”, y aún antes, la Joyería Casa Tebus. Afortunadamente, a pesar de las sucesivas reformas, el local preservó el característico balcón que aflora hacia las dos calles.

 Luego en 1926 se mudaron enfrente, Entre Ríos y Vélez Sarsfield donde estaban construyendo el nuevo local de la farmacia. (La obra de este nuevo local fue realizado por el arquitecto Alejo Martínez, de notable trayectoria en su profesión ya que desarrolló aquí en Concordia lo que se denominó arquitectura racionalista, en una época en la que predominaba el estilo francés o italianizante. Sus obras en Concordia, más de 60, figuran en catálogos nacionales como precursor de un estilo arquitectónico que en Europa daba sus primeros pasos con Le Corbusier y no era allá totalmente aceptado)

El nuevo local, es donde está hoy la Óptica Dacunda y que antes estuvo la sucursal de Firestone, en la calle Entre Ríos 802. En el piso alto, hoy vive su hija María Inés Dacunda de Estévez.- Anteriormente vivió la Sra. Soledad T. de Johnston (Mrs Johnston) y luego la familia del Dr. Scheinkerman.

El Dr. Juan Dacunda fue el primer Doctor en Bioquímica y Farmacia de Concordia. Su socio el Sr.Tomás Gelsi, Idóneo de Farmacia colaboró activamente en las preparaciones de recetas, aunque falleció joven todavía y quedó a cargo de la Farmacia Entrerriana, como único propietario el Dr. Dacunda, quien ya era dueño de la casa y el local

El Dr. Juan Dacunda fue también uno de los socios fundadores del Centro de Propietarios de Farmacias, junto a los Sres. Juan Telayna, Pedro Telayna y Ernesto Braslavsky.

 En su fecunda trayectoria profesional, el Dr. Juan Dacunda incursionó en la investigación de la transformación de las sustancias orgánicas para los procesos de la fabricación de abonos y fertilizantes con elementos que en general en el campo o en las quintas se desechan. Ya en el año 1946 había seguido con interés y publicado sus conclusiones sobre las descomposiciones orgánicas, simples y complejas de origen animal y vegetal a través de los microorganismos y los procesos enzimáticos contenidos en el detritus orgánico y en el terreno de cultivo.

Cabe señalar la abnegada colaboración de su esposa Inés en la atención de la farmacia, quién había aprendido la preparación de las recetas magistrales, arte en el cual había adquirido una notable destreza y siempre acompañó a su marido, aún en las más difíciles circunstancias signadas por el deterioro de su salud. No puedo dejar de hacer una mención especial al lugar destacado que ocupó la Sra. Inés Massera de Dacunda dentro del ámbito familiar y social de nuestra ciudad, formando parte de cuanta obra de bien público requirió su colaboración.

El agravamiento de las condiciones de salud del Dr. Dacunda se agudizó por lo que en 1952 resuelven el cierre de la Farmacia Entrerriana. Don Juan Dacunda falleció el 23 de diciembre de 1957

Muchas vicisitudes dolorosas debió soportar Doña Inés M de Dacunda a lo largo de su vida, Pues además de la ya relatada, debemos agregar el fallecimiento de su hijo Roberto a temprana edad, Óptico de profesión quién vino a ocupar el antiguo local de la farmacia con su moderna casa de óptica y fotografía, con el nombre de Óptica Dacunda, Hoy en manos de su nieto llamado Juan, igual que el abuelo.

La Sra. Inés M. de Dacunda tuvo a pesar de todo, una larga y fecunda existencia en la que colaboró en la obra de LALCEC, quedando luego a cargo de “La Tiendita de Lalcec” arreglando ropa que llegaba en donación y tenía una notable habilidad manual para embellecer esa ropa usada. Antes había integrado la Comisión de Asilo de Ancianos y la del Hospital Felipe Heras. Realizaba todas estas tareas con sencillez y silenciosamente, lo que valoriza más aún su personalidad. Había enviudado siendo muy joven aún, ya que sólo tenía 42 años. Sin embargo no se habría de arredrar por este desgraciado suceso y en cambio, volcaría todo su esfuerzo a las obras de solidaridad a la que dedicaría su alma bondadosa, mientras sus fuerzas se lo permitieron. Falleció a los 90 años dejando la huella de su generosa vida y de su ejemplar dedicación.

Algunos años después se funda otra llamada “Farmacia Entrerriana”, sin ninguna relación con esta, salvo el nombre, y en otra dirección siendo su fundador el Sr. Alberto A. Pattini. 

Contenido Relacionado