Opinión

14 de Enero de 2019 - Nota vista 719 veces

Un momento para nosotras

Qué maravilloso sería poder dejar de sonreír cuando no tenemos ganas; decir al mundo que hoy no tenemos ganas de salir y que no queremos compañía, que elegimos estar solas o mejor que eso, que preferimos solo nuestra compañía.

Ojalá fuese fácil comunicarlo sin sentir ese nudo en la garganta y esa extraña sensación en el estómago, en definitiva, sin sentirse culpable.

Es que a veces, necesitamos acurrucarnos para estar con nosotras, reponer fuerzas y salir renovadas.

Hay momentos en que los días así también son necesarios, sobre todo para aprender a valorar aquellos que son mejores. Porque no basta con saber que las rosas tienen espinas y que hay que quitarlas, también es necesario aprender dónde están y cómo actuar para que no duelan.

No todo en la vida es perfecto, lo que sucede es que la sociedad no nos permite mostrarnos débiles; de hecho, exponernos implica dejar la puerta abierta a las expresiones de las personas que nos rodean y a veces no tenemos ganas, así de simple, no tenemos ganas de nada.

Al malestar no hay que esconderlo o por lo menos no hay que sentirse culpable si lo experimentamos, es parte de la vida.

Los días grises existen y no pasa nada. No duelen tanto como parece. Su presencia solo indica algo que necesitamos, por eso es muy importante escucharlo.

Regalate un rato para vos y escuchá las señales de tu corazón.

Gladis Espiro

unmomentoparanosotras@hotmail.com

Contenido Relacionado