por Servicio de Flebología Láser del Instituto Médico Quirúrgico Garat
launchVer perfil
ESPACIO DE MARCA + INFO
11 de Enero de 2019 - Nota vista 5189 veces

Café, alcohol y tabaco ¿cómo afectan a las varices?

Las Navidades pasaron, y con ellas las conocidas cenas de empresa, cenas con amigos, con familia… Unos días repletos de celebraciones alrededor de la mesa de casa o del restaurante, que pueden acabar en los bares y discotecas.

El denominador común a esta celebración son los excesos en los que caemos. Y ya no sólo en las comidas, sino también en el aumento de la ingesta de alcohol y cafeína, así como del tabaquismo que, en muchos casos se incrementa por los llamados “fumadores sociales”, fumadores no habituales que ven en esta época del año la oportunidad de fumar de manera esporádica.

Especial cuidado debemos llevar todos, pero en especial las personas que sufren de patologías circulatorias. Los hábitos como el tabaquismo, alcohol y la cafeína son totalmente insalubres, ya que aumentan el ritmo cardiaco y a su vez la presión arterial, y son desencadenantes de gran cantidad de patologías en diferentes sistemas corporales. La nicotina y los productos de la combustión del cigarrillo y la pipa dañan la pared de las arterias de forma, a veces, irreversible. Los efectos vasoconstrictores del café o del té pueden estar restringidos en algunas enfermedades circulatorias, al igual que el abuso del alcohol.


CÓMO AFECTA SER FUMADOR

La adicción a la nicotina puede ser una de las causas que provocan la aparición de las varices. Aunque los informes todavía son preliminares, debemos tenerlos en cuenta a la hora de dejar el hábito del tabaco. Estos son algunos efectos de la nicotina en el sistema circulatorio:

La nicotina produce una vasoconstricción, un estrechamiento de los vasos pequeños y los capilares, lo que ocasiona que llegué menos sangre a las partes más alejadas del corazón.

La nicotina aumenta la viscosidad de la sangre, y por tanto hay más riesgo de trombosis.

La nicotina disminuye la deformabilidad de los hematíes. Por la acción de la nicotina los hematíes pierden su elasticidad, no se pueden deformar con facilidad, y no pasan por los vasos más finos o lo hacen más lentamente, obstruyendo el paso de otros componentes de la sangre y no pudiendo trasportar el oxígeno hasta los lugares adecuados.

La nicotina disminuye la deformabilidad de los hematíes. ¿Qué es eso? Resulta que la nicotina hace que los hematíes, más conocidos como globulos rojos, pierdan su elasticidad. Esto conlleva a que no se deformen con facilidad y por tanto no dejan que la sangre pase por los vasos sanguíneos más finos (y de hacerlo lo hará muy lentamente). Además puede obstruir el paso de otros componentes de la sangre.

La nicotina produce una vasoconstricción, un estrechamiento de los vasos pequeños y los capilares, lo que hace que llegue menos sangre a las partes más alejadas del corazón: piernas sobre todo.


EL ALCOHOL Y LAS VARICES

Un estudio llevado a cabo por el departamento de terapia física de la Universidad de Illinois y cuyos resultados aparecen en la revista Journal of the American College of Cardiology ha demostrado que los atracones de bebida pueden provocar el endurecimiento de las arterias. Esto podría ser lo que contribuye al aumento del riesgo de enfermedad cardiovascular, según el informe. Para el estudio se considera atracón beber cuatro o cinco copas en dos horas o menos, lo que en acontecimientos navideños puede llegar a ser habitual.

Aun cuando no se trate de atracones y época navideña, el alcohol siempre va a dificultar el retorno venoso y provocar mayor calor y coloración rosácea-roja a nuestras piernas. Una dosis moderada sería un vaso de vino tinto con la comida al día.


EL CAFÉ Y EL TÉ, DE FORMA MUY MODERADA

El café contiene flavonoides que ayudan a la circulación, pero es importante no consumir más de dos tazas al día o se correría el riesgo de tener el efecto contrario. Lo mismo pasa con el té. Se dice que una taza al día de té rojo podría ser beneficioso, pero no olvidemos que ambas sustancias tienen efectos vasodilatadores que favorece, además de las varices, la incompetencia de las válvulas.


Contenido Relacionado