Agro

10 de Enero de 2019 - Nota vista 1080 veces

Agua que no has de beber, déjala correr

El Departamento Federal, tiene como principal actividad productiva agropecuaria la ganadería orientada a la cría de ternero, principalmente.

La principal fuente de agua para bebida del ganado es la que proviene de pozo, por este motivo, desde la Agencia de Extensión Federal del INTA se han recolectado más de 20 muestras en establecimientos de Colonia Federal, Banderas, Diego López entre otros.

Estas muestras fueron analizadas en el INTA Concordia y los datos fueron aportados a los productores y profesionales del departamento para que conozcan la calidad de agua con la que trabajan, su implicancia en la producción y las medidas correctivas a implementar si fueran necesarias. El agua de consumo para los animales debe reunir determinadas condiciones para considerarse de calidad aceptable. Si el agua no es de calidad se puede ver restringido su consumo, lo que perjudicará la ingesta de alimento con la consecuente merma de productividad, y en casos severos afectar la salud del rodeo.

En Federal se conocen zonas con aguas con alto contenido de sal disuelta, pero son muy pocos los establecimientos que manejan datos precisos sobre la calidad de agua que cuenta para sus rodeos. Disponer de información permitirá tomar medidas correctivas para evitar pérdidas de producción y definir diferentes estrategias, incluso, las características del sistema productivo (cría, engorde o leche) a implementar con ese tipo de agua. Los datos analizados muestran que el grado de acidez o basicidad (pH) del agua de las 20 muestras es prácticamente neutro (pH: 6.95-7.5), lo que indica que este parámetro no es un problema. Sin embargo, el contenido de sal es muy variable y va de 0.9 a 5.96 mmhos /cm3 lo que según tablas de bibliografía específica la ubica como calidad aceptable. En el departamento Federal se encuentran 1192 productores vacunos y el stock ganadero ronda los 400 mil vacunos de los cuales el 50% son vientres, a lo que se suman 70 mil animales menores, por lo tanto, que los productores y profesionales del departamento conozcan la calidad de agua con la que trabajan por su implicancia en la producción hace posible que puedan tomar las medidas correctivas e implementar acciones si fueran necesarias, de esta manera se puede optimizar la producción ganadera de la zona.


Contenido Relacionado