• TEMAS DEL DÍA

Economía

9 de Enero de 2019 - Nota vista 387 veces

Aseguran que gracias a la exportación, creció en 2018 la producción de carne vacuna

En los últimos dos años, la exportación de cortes bovinos pasó de 230 mil toneladas a 550 mil toneladas. Hubo una recuperación parcial de los precios de la hacienda de consumo, a favor de una demanda firme y una faena y comercialización limitadas por el modo en que cayeron los feriados de fin de año.

De todos modos, habrá que esperar a la segunda quincena del mes para conocer el verdadero fondo del mercado. En los últimos tres años, siempre el promedio del novillo en enero fue inferior al registro del diciembre previo, pero en febrero (según los últimos siete ciclos), el precio siempre fue mejor a enero: en promedio, 9,5 por ciento superior. Así reza el informe del analista Ignacio Iriarte publicado en Agrovoz.

En cambio, la suba de marzo no es tan nítida: aumenta ese mes, en relación con febrero, sólo en cuatro de los últimos siete años y el incremento se ubica –en términos nominales– apenas en alrededor de dos por ciento.

En la actualidad hay menos oferta del feedlot, pero hay más hacienda en recría que en otros años y que podría salir más adelante.

Faena 2018

La faena de ganado vacuno en 2018 habría totalizado 13,6 millones de cabezas, es decir, 6,3 por ciento más que el año anterior y 14,5 por ciento por encima del guarismo de 2016. En el año que acaba de terminar, la tasa de extracción (la relación entre faena y stock) fue del 25 por ciento, por lo que se habría ubicado en los niveles considerados de equilibrio.

En cuanto al perfil de la faena, se destaca el aumento en la presencia de novillos (6,2 por ciento más) y de novillitos (6,3 por ciento), mientras cae 15 por ciento la matanza de terneros.

La faena de vacas, en tanto, creció 20 por ciento interanual y la de vaquillonas se incrementó en igual nivel, mientras que la matanza de terneras habría retrocedido ocho por ciento.

En el último bimestre de 2018 se advierte cierta desaceleración de la faena y una suba de la matanza de vacas y vaquillonas en particular.

 Tanto la tasa de extracción total, como la de la categoría vacas, están en un punto entre el equilibrio y una ligera liquidación.

Sin embargo, hay que tener en cuenta, anticipando el stock a marzo próximo, que la mortandad de ganado adulto en 2018 habría sido claramente inferior a la de los años ganaderos anteriores.

En rigor, no hay duda de que no estamos en una fase de retención, pero la pregunta es si estamos ingresando en un período de liquidación, que por ahora no está complicado con un clima adverso.

Hay bajos precios reales para la cría e incertidumbre institucional, pero el clima al menos no está jugando en contra.

Contenido Relacionado