Ecología

8 de Enero de 2019 - Nota vista 827 veces

El nuevo Código Forestal de Brasil, abre la puerta a la deforestación legal en la Amazonia

«Aproximadamente, 15 millones de hectáreas en la Amazonia pueden quedar desprotegidas a causa de un artículo del nuevo Código Forestal de Brasil, las cuales equivalen a todo el déficit de reservas legales que deben compensarse o restaurarse en el país. Y esa extensión está cubierta, fundamentalmente, por selva tropical», explica Gerd Sparovek, docente de la Escuela de Agricultura Luiz de Queiroz, de la Universidad de Sao Paulo.

«La eventual pérdida de esas áreas a manos de actividades agrícolas puede anular los esfuerzos tendentes a la regularización de las reservas legales en Brasil y resultar en enormes pérdidas de biodiversidad, comprometer servicios ambientales valiosos para la sociedad -como en el caso del suministro de agua- y aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero», advierte el experto.

El antiguo Código Forestal de Brasil, vigente hasta 2012, establecía que los propietarios de tierras privadas situadas en los estados ubicados dentro de la región amazónica podían utilizar hasta un 20% de las mismas y conservar el 80% restante con el carácter de reservas legales destinadas a la preservación de la naturaleza, informa la agencia Dicyt.

En el nuevo Código Forestal, revisado en 2012, figura un inciso en el artículo 15, incluido a petición del estado de Amapá, que permite que los estados amazónicos reduzcan ese requisito de reserva legal de un 80% a un 50% si más del 65% de sus territorios se encontrasen protegidos por unidades de conservación o tierras indígenas.

De ponerse en práctica dicho artículo, entre 7 y 15 millones de hectáreas de territorios selváticos quedarían desprotegidas y sujetas a la deforestación legal, alerta Sparovek en un estudio publicado en la revista Nature Sustainability que firma junto a otros científicos brasileños y suecos. «Otros estados de la región como Amazonas, Roraima y Acre cuentan con alrededor de 80 millones de hectáreas de tierras públicas aún no caracterizadas legalmente», subraya el profesor.

«La remoción de la protección legal no significa automáticamente que esos bosques serán deforestados. Pero es importante prestarle atención al contexto político actual, que sugiere un debilitamiento de los mecanismos de prevención del desmonte», asegura, por su parte, Flávio Luiz Mazzaro de Freitas, otro de los autores del estudio.

Contenido Relacionado