por Servicio de Flebología Láser del Instituto Médico Quirúrgico Garat
launchVer perfil
ESPACIO DE MARCA + INFO
4 de Enero de 2019 - Nota vista 5414 veces

Estas son las enfermedades que puede desarrollar la obesidad

La tasa de obesidad no ha parado de crecer desde los últimos veinte años. La obesidad es una enfermedad crónica que supone un grave problema para la salud. La tasa de obesidad no ha parado de crecer desde los últimos veinte años y se estima que es uno de los principales factores de riesgo en el desarrollo de muchas enfermedades. Según los expertos, es un gran problema para nuestra sociedad y para nuestro sistema sanitario y hay que darle la importancia que se merece.
Foto: Internet

En este sentido, los especialistas nos explican cuáles son las enfermedades asociadas a la obesidad.

1. Diabetes tipo II. La obesidad es uno de los factores de riesgo más destacados actualmente para la diabetes tipo II, junto a la edad, la predisposición genética y el sedentarismo. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya se refiere a ella como ''la epidemia del siglo XXI'' y es que los casos de esta patología no han parado de crecer. Esta incidencia se debe a un fallo progresivo de la insulina. Cuando una persona tiene sobrepeso su cuerpo necesita producir más insulina para llevar la glucosa a las células que forman su tejido adiposo y, por lo tanto, el páncreas tiene que producir en más cantidad para mantener la glucosa en sangre dentro de los niveles normales. Este sobreesfuerzo hace que este padezca fatiga y en consecuencia deje de producir menos insulina.

2. Alteraciones cardiovasculares. Muchos estudios epidemiológicos han demostrado que la obesidad es un factor de riesgo mayor de enfermedades cardiovasculares, incluida la enfermedad coronaria, la insuficiencia cardiaca, las arritmias ventriculares y la muerte súbita. La razón primordial de estas incidencias es que cuando la masa corporal de una persona aumenta, también incrementa el esfuerzo cardíaco necesario para poder atender las necesidades de su organismo, por lo que empeora su insuficiencia cardíaca.

3. Apnea del sueño. Es un trastorno que origina paradas de la respiración momentáneas durante el sueño. Según datos del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, el 98% de los obesos mórbidos padecen síndrome de apnea obstructiva del sueño.

4. Hipertensión arterial. El exceso de grasa corporal contribuye a elevar la presión arterial y, por lo tanto, se convierte en un factor de riesgo de sufrir HTA.

5. Cáncer. Varios estudios han constatado que el exceso de peso puede aumentar casi un 50% el riesgo y desarrollo de padecer cáncer de esófago, hígado, colon, páncreas, mama, útero, vesícula biliar y recto. 

6. Artrosis degenerativa. La obesidad provoca un ex-ceso de carga en las articulaciones y degeneración articular en consecuencia. El peso ejerce presión sobre los huesos y articulaciones y desencadena en problemas óseos y articulares graves.

7. Dislipemia. Consiste en un aumento anómalo de la concentración de colesterol y triglicéridos en sangre. El exceso de estos niveles lípidos en sangre aumenta notablemente el daño arterial y en consecuencia el daño cardiovascular global.

8. Infertilidad o problemas en el embarazo. La obesidad puede afectar a la fertilidad tanto en hombres como en mujeres y producir dificultades en el embarazo.

La obesidad, mantenida en el tiempo, trae como consecuencia problemas en la circulación de la sangre, ya que los kilos de más producen una gran presión sobre las venas y sus respectivas válvulas. Es importante tener en cuenta que, las arañitas vasculares también son venas dilatadas, pero en un grado más leve que las varices, y por ello también merecen atención y cuidado.

Según los expertos, controlar el exceso de peso y disminuir la grasa corporal es vital para reducir la probabilidad de desarrollar todas estas enfermedades o, una vez contraídas, disminuir su afectación.

Contenido Relacionado