Interés General

22 de Diciembre de 2018 - Nota vista 401 veces

Fecha de fundación de Concordia

Por Darío H. Garayalde, para Diario El Heraldo

He leído detenidamente la nota del Dr. Carlos García del martes 4 de diciembre y no puedo menos que coincidir con él en todos sus términos. Yo ya me he expresado claramente en alguna otra oportunidad y creo que ya va siendo tiempo de dejar sin efecto ese ridículo “festejo” de un decreto que solo fue preparatorio de la Ley del 6 de Febrero de 1832 como fecha de fundación de Concordia. Nada nuevo fue hallado que justifique ignorar una Ley Provincial. 

Hace poco revisando en mis archivos encontré una vieja nota de don Leonardo S. Castro referida al litigio de la Provincia vs Familia Soler que es muy ilustrativa al respecto ya que tuvo acceso a recuerdos de primera mano de algunos de sus antiguos fundadores y se titula, “LAS TIERRAS DONDE SE ASENTÓ NUESTRA CIUDAD” y señala: el 8 de noviembre de 1836, es decir cuatro años y medio después de promulgada la Ley del 6 de Febrero de 1832 creando y fundando la Villa de Concordia y cuando ya el Gobierno de la Provincia tenía construido en el campo que fue de Félix Britos, todas sus oficinas, el señor Urdinarrain, por ante el Alcalde Mayor del Uruguay, don Juan José Bayolo, vende a don Domingo Duarte Mançores el campo denominado Rincón del Salto, que lo hubo por merced del Superior Gobierno.

Urdinarrain, antes de efectuar la venta a Duarte Mançores, es decir, en 14 de mayo de 1836, confirió poder especial a don José Comas y Vilardebó, para cobrar y percibir la suma de dinero en que sea avaluado el terreno que ocupa el pueblo de la Concordia y sus extramuros. En 1847, el general Urquiza marchaba sobre la Prov. de Corrientes, donde Madariaga lo esperaba con un ejército pronto a librar batalla. De paso por el departamento, el futuro vencedor de Vences, fue visitado en su campamento por la mayoría de los vecinos de Concordia.

Allí, en conversación con D. Domingo Duarte Mançores, el general Urquiza que ya era dueño del campo situado entre el Gualeguaycito al Norte, el Ayuí Grande al Sud, al Este el río Uruguay y al Oeste la Cuchilla Grande, le propuso a Mançores comprarle el campo de afuera y este consintió en vendérselo. Este negociado no fue un misterio para nadie. Al contrario, vecinos como José María Otaño, José Álvarez, Domingo Braga, Mauricio Dunsford y muchos otros, me han hablado de esa venta hasta en sus detalles más insignificantes. Urquiza compró en 1847, pero la escritura de venta recién se formalizó en 1857, diez años más tarde.

Vences, el pronunciamiento de Mayo, la campaña al Estado Oriental, la Batalla de Caseros, la reorganización de la República, alejaron a aquel grande hombre de su Provincia por mucho más tiempo de lo que él creyó, cuando hizo su compromiso con Mançores. Es tal vez por todos aquellos acontecimientos imprevistos en 1847, que recién la escritura se otorgó en 1857. Consta por documentos públicos, relacionados con el Capítulo 2º del título Fundación de Concordia, que en 1831 cedió Urdinarrain el campo para la fundación de esta ciudad y que, en 1833, se dio principio a la construcción de la casa para la Comandancia Militar, Aduana etc.

La posesión del terreno vendido por Urdinarrain al Gobierno, empieza pues cuando menos en el año 1833. Desde esa fecha se concedieron solares a Jaime Prat, Alejandro Baldraco, Francisco Pons, etc. y a Antonio Ávila, una chacra en las puntas del Ayuí Chico, cuya posesión aún mantienen los sucesores de aquel. Manuel Cardozo que aún vive, asistió a la mensura del año 1837 y sabe y recuerda aún, que los límites del Ayuí y el Mojón en el Palmar (se refiere al de la ruta 22 cuyo Palmar era mucho más extenso que hoy) no fueron jamás alterados por el general Urquiza.

Domingo Braga, fundador de Concordia, me declaró en 1890, que conservaba en su poder los planos de mensura Sourigues, Domínguez etc. Que personalmente y en su calidad de delineador público, conoció y ratificó la existencia de tres mojones en el Palmar, arriba de Cambá Paso, uno de cuyos mojones, estaba colocado frente a la casa de Luis Pedroso, en el Palmar y que hasta esa línea de mojones, media la suerte de chacras por el Gobierno, siguiendo esa línea hasta el otro mojón colocado frente a las cinco higueras, que ahí para afuera hacían respetar como de propiedad de Urquiza sus encargados.

Por Leonardo S. Castro- Concordia 1908. Publicado con motivo del Sesquicentenario de la fecha de Fundación de Concordia el 21/12/1982 por Establecimiento Tipográfico “El Litoral”.


Contenido Relacionado