Interés General

22 de Diciembre de 2018 - Nota vista 211 veces

Que la única discusión sea qué plato te gustó más

Qué reine la paz. Para evitar que todos parloteen al mismo tiempo, levantando la voz lo más posible, proponemos celebrar las fiestas navideñas hablando de lo único que en realidad debería ser importante en una mesa: la comida. Platos que facilitan el diálogo, superfáciles de elaborar y que no admiten objeciones.

Hemos preparado un menú que juega con la actualidad en tres platos. Un menú sin nudos ni complicaciones, pensado para todas las manos y todos los delantales. Un banquete concebido para alegrar los estómagos inquietos, relajar los espíritus y tener la fiesta en paz. 

Receta de huevos Benedictine, un plato que consiste en dos mitades de muffin o pan inglés cubierto con jamón frito, espinacas salteadas, huevo escalfado y salsa holandesa.

Ingredientes (2 personas):

2 huevos

2 lonchas de jamón

60 g de espinacas frescas

agua

aceite de oliva virgen extra

sal

pimienta

Para la salsa holandesa:

3 yemas de huevo

200 g de mantequilla

1 copa de vino blanco o cava

sal

pimienta

vinagreta

Para el pan inglés:

1 huevo

180 g de harina

50 g de mantequilla

4 cucharadas de leche templada

una cucharadita de levadura

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Elaboración de la receta de Huevos Benedictine:

Para la masa de los muffins, pon la leche templada en un bol y añade la levadura. Mezcla con la ayuda de una varilla y agrega un trozo de mantequilla para que se funda. Bate bien, incorpora un huevo y moja con un chorrito de aceite de oliva virgen extra sin dejar de batir. Añade la harina al bol y mezcla bien todo hasta conseguir una masa homogénea. Tapa con un trapo y deja que repose durante 1 hora.

Haz unas bolitas de masa con la mano, aplástalas un poco para darle forma y cocínalas en una sartén con un poco de aceite de oliva durante 10 minutos por un lado y 3-4 minutos por el otro.

Para la salsa holandesa, coloca las yemas en un bol, moja con el vino blanco y móntalas con la batidora eléctrica. Funde la mantequilla en una cazo y agrégala al bol poco a poco y sin dejar de batir. Bate el conjunto hasta conseguir una crema homogénea. Salpimienta, adereza con vinagreta y termina de mezclar bien.

Fríe el jamón en una sartén con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Limpia las espinacas cortando el tallo y pasándolas por agua. Retira el jamón de la sartén, incorpora las espinacas y salpimiéntalas. Cocínalas durante unos minutos.

Pon a hervir el agua con un poco de sal e introduce los huevos. Una vez dentro, baja el fuego para que no se rompan con el hervor.

Sirve los muffins en un plato y pon el jamón frito y las espinacas encima. Coloca el huevo escalfado y cubre con la salsa holandesa.

Receta de Solomillo en hojaldre

Karlos Arguiñano elabora una receta de solomillo de ternera con paté a las finas hierbas envuelto en hojaldre y acompañado de salsa de verduras y vino tinto, un plato para ocasiones especiales y Navidad.

Este plato es similar al solomillo Wellington pero se sirve en raciones individuales. Por este motivo es más fácil controlar el tiempo de cocción en el horno y su elaboración es más sencilla, perfecto para estrenarse antes de preparar el solomillo Wellington. Además, gracias a las raciones individuales, esta receta es ideal para preparar para dos personas.

Ingredientes (4 personas):

600 gr de solomillo de ternera

2 láminas de hojaldre

1 huevo

100 gr de paté a las finas hierbas

1 cebolla

1 zanahoria

1 puerro

3 dientes de ajo

1 trozo de apio

150 ml de vino tinto

30 gr de sésamo blanco y negro

15 gr de harina

aceite de oliva virgen extra

sal

pimienta

perejil

Elaboración de la receta de Solomillo en hojaldre:

Limpia el solomillo, corta 4 filetes gruesos y salpimiéntalos. Pon a calentar un chorrito de aceite en una sartén grande. Dóralos, retira y deja que se enfríen. Úntalos con el paté de finas hierbas y resérvalos.

Estira una lámina de hojaldre y córtala por la mitad de manera que te queden dos rectángulos. Corta 4 tiras finas de cada mitad y resérvalas. Coloca un solomillo en un extremo de cada trozo de hojaldre y tápalos de manera que queden perfectamente cubiertos. Sella los bordes con un tenedor y úntalos con huevo batido. Coloca las tiras en forma de aspa y úntalas con huevo batido. Decora la superficie con sésamo blanco y negro. Realiza la misma operación con la otra lámina de hojaldre de manera que queden los 4 solomillos envueltos. Colócalos en una bandeja de horno forrada con papel de horno y hornea a 200ºC durante 15 minutos.

Para la salsa, pela y pica los ajos, la cebolla, el puerro, la zanahoria y el apio en dados y ponlos a pochar en una cazuela con un chorrito de aceite. Sazona. Cuando la verdura esté dorada, agrega la harina y rehógala un poco. Vierte el vino tinto y dale un hervor. Vierte 300 ml de agua y mezcla bien. Deja reducir la salsa y tritúrala.

Sirve el solomillo y salsea. Decora con una ramita de perejil.

Receta de compota casera

Arguiñano elabora una compota casera tradicional con manzanas, orejones y uvas pasas y la acompaña con crujiente de caramelo y sésamo y fresas.

Ingredientes (2 personas):

2 manzanas verdes

2 manzanas rojas

80 gr de orejones

40 gr de uvas pasas

1 cáscara de naranja

1 cáscara de limón

100 gr de azúcar

100 ml de agua

1 rama de canela

2 clavos

2 anises estrellados

fresas para decorar

Para el crujiente:

50 gr de azúcar

15 gr de sésamo

Elaboración de la receta de Compota casera:

Pela y descorazona las manzanas. Córtalas en cuartos.

Para el almíbar, pon el agua y el azúcar en una cazuela a fuego medio. Incorpora las pieles y los corazones de las manzanas, las cáscaras de limón y de naranja, los clavos, los anises y la canela. Deja infusionar durante 25 minutos y cuela.

Introduce los orejones troceados y las uvas pasas en el almíbar. Cuécelos durante 5 minutos para que se hidraten. Añade los trozos de manzana y cocina la compota a fuego suave durante 25 minutos.

Para el crujiente, calienta el azúcar hasta que se caramelice. Agrega el sésamo y remueve. Pon el caramelo en pequeñas cantidades sobre un papel de horno y extiéndelo para hacer unas galletitas. Deja enfriar.

Sirve la compota con el crujiente y unas fresas.


Contenido Relacionado