Opinión

HISTORIAS DE GRANADEROS: - 17 de Diciembre de 2018 - Nota vista 614 veces

25 de Mayo, Jura de la Bandera, con acto oficial, en el Cuartel

Fue una jornada especial para todos los conscriptos del Regimiento, para la mayoría, por ser el glorioso día de jurar nuestra enseña Patria, y para el resto, como en mi caso, por habernos convocado a realizar el cordón de gala en la bienvenida a las autoridades, e invitados especiales.

Nos formaron en el camino, que ingresando por la guardia de la Avenida Luis María Campos, llegaba al edificio central del Regimiento, y luego regresaba hasta la misma guardia, circulando por el excelente parque central del regimiento. Era la primera vez que la jura de la Bandera se realizaba un 25 de Mayo y dentro del recinto del cuartel. En el año 1955.

Tal vez rememorando la fecha del 25 de mayo de 1812, cuando el General Belgrano ordena que la enseña sea enarbolada frente al Cabildo de la ciudad de Jujuy y saluda por una salva de cañones luego de ser bendecida por el Cura Gorriti y paseada por las calles, de la ciudad, lo que para muchos significó la verdadera declaración de la Independencia.

Con motivo de ese hecho, se hicieron presentes, el Señor Presidente Gral. Juan Domingo Perón y autoridades civiles, militares, eclesiásticas, delegaciones extranjeras y sus agregados militares, en el Regimiento de Granaderos a Caballo, donde se realizó el acto central del país.

Se sumaba a la jornada de la Jura de la Bandera, la celebración del Día del Reservista, donde el Señor Hepbum, Presidente de la Asociación de Granaderos Reservistas, dirigió unas palabras conmemorando esa fecha.

También el emotivo acto donde S.E. el Embajador de la República de Ecuador, Señor Ángel I. Chiribogan, galardonó al Pabellón de Guerra del Regimiento con la condecoración militar de primera clase “Abdon Calderón, pronunciando a continuación una alocución el Señor Jefe del Regimiento, Coronel Guillermo H. Gutiérrez, poniendo un broche de oro en la ceremonia.

Por encontrarme apostado en el cordón de honor sobre el camino de ingreso, frente al edificio Central en la calle denominada Sargento Cabral, no pude apreciar, paso a paso, el desarrollo del acto en donde los soldados conscriptos, montados en sus briosos caballos, juraron la enseña patria, pero escuchaba las voces de mando por los amplificadores, las distintas alocuciones, el rotundo ¡Sí, juro! y la brillante participación de la Fanfarria Alto Perú, en este caso montada, dando una nota distinta a los visitantes extranjeros, con marchas que seguramente ya conocían por ejemplo “La San Lorenzo” en el cambio de Guardia, en Inglaterra, o con la que ingresaron las tropas Alemanas a París, y durante parte de ese conflicto.

Me parecía estar observando lo que escuchaba y al finalizar el acto pude presenciar el retiro de las Delegaciones Extranjeras, autoridades civiles, militares y eclesiásticas, la despedida al Señor Presidente de nuestro Jefe de Regimiento, del 2do. Jefe, Tte. Coronel Goulu y de los oficiales de la Plana Mayor.

Mientras tanto, los Granaderos que habían jurado la Bandera, se retiraron para dejar sus monturas en los galpones, cambiarse y luego salir de franco.

Nosotros quedamos haciendo guardia de gala en posición de saludo, presentando armas, hasta que el último de los visitantes se retiró. Luego, los que formamos el cordón de gala marchamos para retirarnos del trayecto que cubrimos, antes, durante y después de finalizado el acto, hasta la Plaza de Armas, donde nos ordenaron descanso y desconcentración. Ante la presencia del fotógrafo del Regimiento, señor Pittari en ese lugar, le solicité que me sacara unas fotos con el uniforme de gala, en posición de firme, descanso y presentando armas, frente al palco oficial, como recuerdo de ese día.


RELATOR: DIEGO IGNACIO BERMÚDEZ,

GRANADERO CLASE 1934

Contenido Relacionado