Interés General

8 de Diciembre de 2018 - Nota vista 200 veces

¿Qué es el moquillo?

NOS HA PASADO FRECUENTEMENTE EN LA CLÍNICA, O POR LLAMADOS TELEFÓNICOS, RECIBIR CONSULTAS PORQUEEL PERRO TIENE MOQUILLO…. ¿QUÉ SABEMOS DEL MOQUILLO?

El moquillo (o distemper) es una enfermedad viral, altamente contagiosa, debilitante y frecuentemente mortal, con mayor incidencia en los cachorros, y que PUEDE PREVENIRSE con VACUNACION.

El virus está presente en las secreciones de la nariz y las lágrimas, que se esparcen como un aerosol en forma de gotitas diminutas. Se transmite fácil- mente por el contacto directo con perros infectados.

Si bien, el virus no sobrevive demasiado fuera del huésped, puede viajar cierta distancia en la ropa y afectar a otros perros desprotegidos.

Cualquier perro corre riesgo de con- traer moquillo. Sin embargo, la susceptibilidad es mayor en los cachorros y perros no vacunados o mal vacunados.

NOS HA PASADO FRECUENTEMENTE EN LA CLÍNICA, O POR LLAMADOS TELEFÓNICOS, RECIBIR CONSULTAS PORQUE EL PERRO TIENE MOQUILLO…. ¿QUÉ SABEMOS DEL MOQUILLO?

Los cachorros que todavía están lactando pueden estar protegidos por la inmunidad que les ofrece la leche materna (si la madre está correctamente vacunada), pero esto no significa que se deban ignorar las precauciones.

Aquellos cachorros que tienen una inmunidad parcial recibida de su madre o por vacunas que han recibido pero sin los refuerzos correspondientes, podrían manifestar solamente un poco de malestar con lagrimeo, mucosidad y algo de tos. Y pueden contagiar a otros perros cercanos mal vacunados o sin vacunas.

Los perros infectados y los perros que hayan estado en contacto con ellos deben permanecer aislados de otros perros sensibles, y se deben tomar medidas de higiene para evitar la propagación de la enfermedad (cambio de ropa de las personas en contacto con el animal infectado, uso de desinfectantes).

La infección comienza atacando el aparato respiratorio, pero puede acabar afectando a muchos órganos, incluido el cerebro.

El primer síntoma es FIEBRE que en general dura solo unos días y reaparece luego en un segundo brote junto con los otros síntomas como tos, diarrea, vómitos, anorexia, deshidratación y pérdida de peso. Las infecciones bacterianas secundarias a menudo complican este cuadro. 

Además de los signos respiratorios y digestivos, puede aparecer la forma cutánea (engrosamiento de la piel de la nariz y almohadillas) y, generalmente asociada a ésta, la forma nerviosa (es- pasmos, convulsiones, etc.)

Las manifestaciones clínicas de infección respiratoria o gastrointestinal son inespecíficas, entonces, sólo se pude emitir un diagnóstico de sospecha. Es importante aclarar en este punto, que no siempre la presencia de secreción en nariz u ojos es presencia de moquillo.

Existen pruebas diagnósticas desde secreciones del ojo, nariz o muestras de sangre.

No existe un tratamiento específico contra el virus. Es necesario un tratamiento de apoyo para control de los síntomas y control de las infecciones bacterianas secundarias. Por desgracia, el tratamiento no siempre es eficaz.

La prevención se basa en la vacunación. El moquillo forma parte de la primera vacunación que se administra a los cachorros, pero una sola dosis no es suficiente y luego, de adulto, debe recibir vacunación anual. 

Según la situación particular de su perro, el veterinario seleccionará el protocolo de vacunación más adecuado a sus necesidades.

Tu mascota es TU responsabilidad.

Por Josefina Benn Médica Veterinaria


Contenido Relacionado