Deportes

Copa Libertadores - 5 de Diciembre de 2018 - Nota vista 406 veces

La Policía de Madrid considera que el superclásico es “un verdadero reto”

Madrid afronta el "mayor riesgo de la historia" con la final de la Copa Libertadores, debido a que el operativo de seguridad se realiza a contrarreloj, muy lejos de los tiempos habituales para un evento de características similares.

Un despliegue que superará con amplitud los dos mil policías habitualmente abocados a un Real Madrid-Barcelona. Una ciudad blindada para evitar que se repitan los incidentes producidos el 24N en el Monumental. Y una superfinal catalogada por las fuerzas de seguridad españolas como el encuentro de mayor riesgo de la historia de la ciudad. Un raro privilegio concedido por las autoridaes locales a esta interminable historia del River-Boca que por fin tendrá su capítulo final el domingo.


Habrá dos zonas bien divididas para los hinchas de cada equipo (la fan zone de River estará en la plaza de Cuzco y la de Boca, en un tramo del Paseo junto al puente de la calle Raimundo Fernández en Madrid). En el medio, un área de seguridad para evitar que haya contacto entre las hinchadas. Y hasta buses para fanáticos de uno y otro los trasladarán desde el aeropuerto de Barajas hasta el estadio para evitar que se entremezclen. Todo eso formará parte del dispositivo de seguridad que la Policía Nacional española tiene muy avanzado.



Habrá vigilancia por aire y tierra, ya que un helicóptero transmitirá imágenes en tiempo real al centro de control, los antidisturbios se desplegarán por el estadio y sus alrededores, guías caninos rastrearán en búsqueda de artefactos y especialistas en subsuelo controlarán todas las alcantarillas y túneles.



Como ya trascendió, la Policía española está en contacto con la argentina, que mandará veinte especialistas en barras y que ya envió un listado de aproximadamente 800 barrabravas que tienen restricción de acceso a los estadios. Todo para que en esta Madrid blindada la fiesta sea en paz.



Un operativo que, por su magnitud, terminará de organizarse el viernes a las 11 de la mañana, después de una reunión del delegado del gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes con todos los mandos policiales. Allí se dispondrá el númetros final de agentes y su ubicación, publica Olé.