Interés General

4 de Diciembre de 2018 - Nota vista 549 veces

La pasarela de cristal que se «resquebraja» cuando se pisa

Efectos especiales para hacer de este mirador turístico, sobre un cañón en China, aún más aterrador.

Puentes colgantes, de cristal, marítimos. No hay día que China no sorprenda con una nueva infraestructura de record. A las infraestructuras de transporte, como el puente recién inaugurado que une Hong Kong, Zhuhai y Macao, de 55 km de largo sobre el mar, hay que añadir las pasarelas y miradores turísticos enclavados en acantilados de vértigo. Lo cierto es que el país asiático destaca por sus inmensas y sorprendentes edificaciones.

Es en uno de estos pasillos de cristal es donde a la obra de ingeniería se unió el «humor» de los arquitectos para hacer una pasarela original a la par que aterradora. Ubicado en las montañas del este de Taihang, provincia de Hebei, se encuentra el East Taihang Glasswalk, una pasarela con suelo de cristal que mide 266 metros y está construida a lo largo de un acantilado a 1.180 metros de altura sobre el nivel del mar.

Hasta aquí todo parece similar a otros miradores de este tipo que se han puesto tan de moda en el gigante asiático. La sorpresa llega cuando tras cruzar parte de esos 266 metros el cristal que separa al visitante del abismo empieza a resquebrajarse y decenas de grietas surgen de la nada sin tiempo para volver a una posición segura. Lo que parece una muerte asegurada no es más que una broma -algo macabra- de los constructores de la infraestructura. Afortunadamente para los visitantes el puente nunca se rompe y la vida de los turistas jamás se pone en peligro. El efecto se logra con sensores infrarrojos que rastrean el movimiento de las personas que cruzan el puente, activando un doble efecto visual y auditivo que simula la rotura del suelo de vidrio.

Aunque construida en 2016, la pasarela ha ganado popularidad tras los videos subidos a las redes sociales donde decenas de personas caen en la broma. Tal fue el efecto que la propia administración del distrito de East Taihang se disculpó por el incidente, afirmando que el puente no estaba defectuoso, sino que tenía «efectos especiales» en algunos fragmentos para crear el efecto. Sin duda un mirador solo apto para valientes.