Deportes

1 de Diciembre de 2018 - Nota vista 615 veces

Diego “Rako” Jaurena: un campeón de la vida

El último Campeón Argentino que tuvo Concordia hace ya 14 años que no sube a un ring, pero sigue peleándole a la vida con los valores que aprendió entre las cuerdas. 

“Estoy intentando volver nuevamente al boxeo pera esta vez desde una nueva página en mi vida que es ser técnico de boxeo cosa que nunca lo había pensado”, nos manifestaba Rako para luego acotar “quiero devolverle a los chicos algo de lo mucho que me dio y enseñó el deporte de los puños.

“Hace más de tres meses que comencé con esta escuelita de boxeo con chicos de entre 7 a 20 años aquí en el playón y al aire libre, haya sol o lluvia ellos vienen igual los días lunes, miércoles, viernes y sábado de 10 a 12hs y los más chiquitos vienen de 18 a 19hs. Comenzamos sin nada, nos regalaron una bolsa y los chicos se estaban pelando los dedos, pero como siempre digo hay personas de buen corazón como Pico Medina y su papa que se acercaron y nos regalaron guantines por eso les agradezco esos gesto porque siempre ayudaron al boxeo en general, pero al boxeador en particular sin pedir nada a cambio no como mucha gente que está ocupando puestos importantes en Deportes y hacen oídos sordos sino es para beneficio de ellos. Ahora estoy tratando de que me den el salón comunitario pero no sé porque no quieren porque esto es para beneficio de los chicos del barrio”, subrayó.

 “El flagelo de las adicciones está en todos los barrios por eso me llamó mucho la atención la cantidad de chicos adolescentes de entre 8 y 17 años que estaban cayendo en manos de las drogas y yo ya pasé por eso y es una lucha constante por eso no quiero que pasen por lo mismo”, remarcó.

“Eso me motivó a que a través del deporte pueda tratar de sacarlos de esos flagelos nosotros tenemos dos horas de técnica y una hora de charla y allí les digo yo no sé si el día de mañana serán deportistas o no, o si llegarán a ser boxeadores o campeones profesionales, pero la idea mía es que el día de mañana sean buenas personas y no que un día abra el diario y lea que un delincuente fue abatido en el barrio Centenario, yo ahí me sentirá una fracasado y yo no soy un fracasado en la vida soy un ganador”, concluyó.