Policiales

28 de Noviembre de 2018 - Nota vista 524 veces

Fiscal federal pidió informes sobre el príncipe saudita por posibles delitos de lesa humanidad

El fiscal Ramiro González pidió hoy librar exhortos a Arabia Saudita y Yemen para saber si existen procesos judiciales contra el príncipe heredero saudita, Mohammed bin Salman, por presunta violación a los derechos humanos y su eventual participación en el asesinato de un periodista en Turquía.

En el dictamen presentado ante el juez federal Ariel Lijo, el integrante del Ministerio Público evalúa que podría ser competencia originaria de la Corte la denuncia presentada por Human Rights Watch.


A través de los exhortos, el fiscal busca determinar si existen causas contra el príncipe heredero, quien a su vez es viceprimer ministro y ministro de Defensa de Arabia Saudita, en esos países: ese dato será clave para saber si se aplica el principio de la jurisdicción universal para abrir una causa penal en la Argentina a bin Salman, quien arribó este miércoles a la Ciudad de Buenos Aires para participar del G20.



De esta forma, el fiscal no hizo lugar al pedido de detención de la ONG Human Right Watch, que había solicitado esa medida.


"Previa a determinar la competencia, corresponde oficiar al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto con el objeto de que se sirva tener a bien informar el status de Mohammed bin Salman, según la Convención de Viena sobre Agentes Diplomáticos de 1963", remarcó González en su dictamen.



En caso de determinarse la información solicitada, el fiscal pidió que sea la Corte Suprema de Justicia la que determine si asume la competencia originaria del caso o bien delega la misma en juzgado federal de instrucción ante el status que puede tener bin Salman.



"Se debe advertir que se pretende la investigación de un vice primer ministro y ministro de Defensa, que sería una de las máximas autoridades del Estado, por delitos de lesa humanidad y/o crímenes de guerra cometidos en el propio estado del Reino de Arabia Saudita y en la República de Yemen", evaluó.



Se trata de situaciones "que ameritan que se evalúe la competencia originaria y exclusiva de la Corte Suprema" porque "responden a la necesidad de mantener las buenas relaciones entre los sujetos de derecho internacional asegurando las máximas garantías que, con arreglo a la práctica uniforme de las naciones, debe reconocérseles para el más eficaz cumplimiento de sus funciones".