Salud

Suple Inclusivo - 18 de Octubre de 2018 - Nota vista 911 veces

Contaminación acústica, una problemática que crece y preocupa

La contaminación ambiental producida por el ruido, característica de las ciudades y muchas veces subestimada, puede ser excesivamente dañina para la salud. Para algunos expertos constituye un problema grave de salud pública, propio de la civilización moderna, que cada día cobra más víctimas.
Imagen ilustrativa

Las actividades humanas, el transporte, la construcción, el tránsito vehicular y la industria se han convertido en los principales agentes causantes de contaminación acústica. También el uso cada vez más frecuente de teléfonos celulares y reproductores de audio pequeños y potentes, capaces de aumentar el volumen hasta 120 decibeles, aunque el sonido empieza a ser nocivo para las personas a partir de los 70 decibeles. La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que el 76 por ciento de la población que vive en centros urbanos sufre un impacto acústico muy superior al recomendable y asegura que esto se refleja sobre todo en el empeoramiento de su calidad de vida. Aunque la pérdida de audición es un problema de salud crónico que afecta a personas de todas las edades y niveles socioeconómicos, se estima que el 30 por ciento del segmento etario comprendido por púberes, adolescentes y jóvenes (entre 10 a 24 años) del país tendrán trastornos auditivos por exposición al ruido no laboral al llegar a la edad adulta. Se trata de más del 25 por ciento de la población total (más de 3 millones de personas). 

¿Cuáles son las consecuencias

de la contaminación acústica?

Propicia la disminución de la audición, en la cual se produce un daño en las células ciliadas del oído interno debido a la exposición a ruidos altos. En consecuencia, se reduce la capacidad de las células ciliadas de recoger y transmitir los sonidos al cerebro. Produciendo una hipoacusia neurosensorial irreversible que puede acompañarse o no con acufeno.

Además de afectar la audición y la calidad de vida, asociado con otros factores el ruido puede producir, agravar o propiciar serios trastornos mentales y orgánicos. Estos van desde dolores musculares, gastritis, úlceras, estrés, agresividad, insomnio, depresión, migraña, náuseas, dolores de espalda o de cabeza recurrentes, vómitos, hipertensión y ansiedad, hasta sicosis, enfermedades cardíacas, arterioesclerosis y el infarto.

¿Cuáles son los ruidos más nocivos?

Tanto la exposición a sonidos excesivamente altos durante largos periodos de tiempo, por ejemplo, en el entorno laboral o al escuchar música alta en conciertos o a través de auriculares. Como también lo son la exposición a un ruido agudo y de gran intensidad como el producido por un disparo, las sirenas o los fuegos artificiales suelen ser muy perjudiciales para la salud auditiva. La Organización Mundial de la Salud, propone algunos consejos, para cuidar su audición:

• Limitar el tiempo de exposición a ruidos excesivamente altos.

• Usar cascos y materiales especiales que aíslen del ruido, sobre todo en aquellos casos en los que las labores profesionales requieran someterse a sonidos perjudiciales para la audición (obreros, camareros de discotecas, etc).

• Hacer descansos auditivos periódicos.

• Respetar los niveles seguros de exposición al ruido. La OMG establece el margen en un 60% del volumen máximo.

• Prestar especial atención a las señales de advertencia de pérdida de audición.

• Permanecer alerta ante cualquier tipo de señal o síntoma de hipoacusia.

• Detectar dificultades de escucha.

• En el caso de los jóvenes, educarlos, informarlos y hacerles tomar consciencia de los daños de usar reproductores de música y auriculares a un volumen lesivo, así como de llevar a cabo prácticas poco seguras para la audición.

Puede comenzar cuidando su adición haciendo buenas elecciones, en caso de usar auriculares para escuchar música, trate de minimizar el tiempo de uso, prefiera elegir los de copa antes que los de inserción y coloque el volumen a un nivel que no lo aislé del entorno sonoro en el que se encuentra. Con respecto a televisores y reproductores de audio el volumen aconsejable es fijarse si a un metro y medio del mismo puede mantener una conversación con una persona sin que el sonido interfiera. Y en cuanto a celulares comience a usar más la función manos libres o alta voz En caso de manifestar algún síntoma de pérdida auditiva se recomienda consultar con un especialista, ya que la misma suele ser irreversible y cuanto antes sea identificada y tratada, menores serán sus consecuencias.


Dr. Segundo Miguel Gilabert  
Médico otorrinolaringólogo - Director Equipo de Implantes Cocleares del Río Uruguay (EdICRU) 
Sabrina Callau - Lic. en sordos y Fonoaudióloga - MP 269 
Lic. Norma Zermatten - Fonoaudióloga - M.P. 189 
Solís Andrea - Lic. en Fonoaudiología - MP 240 
Forissi María Eugenia – Psicóloga - MP 1442 


Contenido Relacionado