APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

20 de Septiembre de 2018 - Nota vista 1858 veces

BOTULISMO Y REHABILITACIÓN

El botulismo es una enfermedad poco frecuente, pero grave causada por las toxinas de las bacterias llamadas “Clostridium Botulinum”.

Las tres formas más frecuentes del Botulismo son las siguientes: 


Botulismo alimentario: Las bacterias nocivas crecen y producen la toxina en entornos con poco oxígeno, como en los alimentos enlatados o mejor dicho, la patología se contrae por la ingesta de alimentos mal enlatados o mal conservados.


Botulismo por heridas: Si esas bacterias entran a través de un corte, pueden causar una infección peligrosa que produce la toxina.


Botulismo infantil: Esta forma más frecuente de Botulismo comienza después de que las esporas bacterianas del Clostridium Botulinum crecen en el tubo gastrointestinal del bebé. Por lo general, sucede entre los 2 y los 8 meses de edad.


Síntomas del botulismo alimentario: Por lo general se manifiestan entre las 12 y las 36 horas después de la ingesta.


Las toxinas botulínicas son neurotóxicas, lo cual significa que afectan al sistema nervioso. El botulismo alimentario se caracteriza por provocar parálisis fláccida descendente que puede producir insuficiencia respiratoria. Comienza con debilidad en el cuello y los brazos, luego los músculos respiratorios y los músculos de la parte inferior del cuerpo.


Los síntomas iniciales:

• Fatiga intensa, debilidad y vértigo.

• Dificultad al tragar y al hablar.

• Visión borrosa o doble.

• Caída de los párpados.

• Dificultades para respirar.

• Náuseas, cólicos y vómitos.


El Botulismo es una patología poco frecuente pero con una tasa de mortalidad alta. Requiere de un diagnostico precoz, la pronta administración de la antitoxina botulímica y la posterior Rehabilitación Interdisciplinaria


La OMS (Organización Mundial de la Salud) da 5 (cinco) claves para prevenir la intoxicación alimentaria, que son:

• Mantenimiento de la higiene.

• Separación de alimentos crudos y cocidos.

• Cocción total.

• Mantenimiento de los alimentos a temperaturas seguras.

• Utilización de agua potable e ingredientes crudos seguros.


JAVIER C.

En el mes de mayo del año 2015 Javier C. ingresa a la unidad de terapia intensiva del Hospital Masvernat de la ciudad de Concordia con cuadro de Botulismo de origen alimentario que afectó a 3 (tres) personas de la familia dos de las cuales fallecieron. Permaneció durante 4 (cuatro) meses en UTI hasta ser derivado, en el mes de septiembre del año 2015, a la Clínica de Rehabilitación con internación Romeo Center de Pilar. Ingresa a dicha institución afásico, postrado, ventilado, traqueotomizado y con yeyunostomia para alimentación. Lesiones en sacro y Miembros inferiores. Presentaba desorientación témporo espacial y sólo respondía a órdenes simples. Continuó internado en dicha Institución hasta abril del año 2016 donde es derivado a la ciudad de Concordia para continuar su Rehabilitación en forma ambulatoria.


Javier C. comienza Tratamiento de Rehabilitación Neurológica Integral a fines del mes de abril del año 2016 en nuestra Institución, SER. Ingresa en silla de ruedas, trasladado por sus familiares, con pechera de contención en tronco y sujetador pélvico. Cuadriparético. Incoordinación en los movimientos de Miembros superiores y Miembros Inferiores, con disminución de la movilidad activa generalizada. Dificultades para llegar a un objeto, presenta dismetría. El tronco es pobre en valores musculares y con importante alteración del equilibrio en sedestación y aún más en bipedestación, la cual la puede realizar con la asistencia del Kinesiólogo.


Presentaba afectación importante de la sensibilidad profunda, no pudiendo saber dónde está su cuerpo en el espacio.


Javier era dependiente para los cambios de decúbito, para los pasajes de silla a cama y viceversa y para los traslados en silla de ruedas. Era dependiente para la higiene y el vestido. Requería asistencia y supervisión para la alimentación. Su dieta era blanda o semi blanda y presentaba dificultades con la deglución de los líquidos. Javier presentaba afectación de las funciones cerebrales superiores. Falta de control inhibitorio verbal. Dificultades en la comprensión y expresión del lenguaje. Dificultades viso espaciales. Se estableció plan de Tratamiento Integral en las áreas de Kinesiología, Fonoaudiología, Terapia Ocupacional, Psicopedagogía y Psicología, ésta última para Javier y su entorno familiar, con el objetivo de mejorar la funcionabilidad de Javier, maximizar su autonomía e independencia.


Actualmente, Javier ha tenido importantes avances en su rehabilitación. Ha mejorado la movilidad activa en los Miembros Superiores y Miembros Inferiores y ha aumentado la fuerza muscular. Presenta menos movimientos dismétricos lo cual hace que pueda vestirse, comer y realizar distintas actividades funcionales con menor gasto de energía. Su tronco se ha fortalecido y ha mejorado el equilibrio lo que permitió retirarle todo tipo de sujeciones y utilizar además de la silla de ruedas, sillas comunes o sillones manteniendo una muy buena postura. Para trasladarse utiliza silla de ruedas que auto propulsa. Puede pararse y sentarse en paralelas sin asistencia y marchar con custodia en paralelas y con custodia y leve asistencia del Kinesiólogo con andador por trayectos cortos. Puede realizar actividades que requieran mayor atención y concentración, respetar turnos, organizar y/o planificar alguna actividad.


Javier continúa trabajando con entusiasmo en su rehabilitación. Es de destacar que siempre ha estado sostenido y acompañado por su entorno familiar, siendo la familia uno de los pilares importantes en todo proceso rehabilitador.

Lic. Silvina Vargas

Kinesióloga Fisiatra

MP. 449  

Contenido Relacionado