Deportes

20 de Septiembre de 2018 - Nota vista 472 veces

Luis Velázquez: 30 años en Olimpiadas Especiales

Suple Inclusivo entrevistó a Luis Velázquez, un referente de las Olimpiadas Especiales, tanto en Concordia como a nivel nacional. Velázquez comenzó su relato, diciendo que cuando terminó la secundaria “no tenía muy en claro que era lo que quería seguir, descubro accidentalmente, que se abrió el profesorado de educación especial, ya había empezado el ciclo lectivo, me inscribí aunque no estaba decidido”.

Velázquez termino secundaria en década del 80; y cuenta que su mamá trabajaba en la Asociación de Padres y Amigos de Niños y Adolescentes Aminorados (Apana), la primera escuela que trató el tema de discapacidad, es una asociación civil, la más grande de Paraná y la más antigua, agrega el oriundo de la capital entrerriana.  


“Mi familia siempre tuvo el contacto y a la aceptación; mi familia me inculco siempre no marcar la diferencia por la discapacidad, aunque cuando uno es chico lo hace naturalmente, luego interpreta”, añade. “Tengo un primo con parálisis cerebral, él fue mi compañero de infancia, el que yo asocio con discapacidad”.


A todo esto, “simultáneamente llega un profesor de olimpiadas especiales a Apana, a promover las olimpiadas; el área de deporte siempre me gusto, si bien el área que había elegido no tenía que ver con el deporte pero si con la discapacidad”, explica el paranaense, todavía viviendo en su ciudad. “Con el grupo del centro de estudiantes, ese primer año, hicimos un encuentro para jugar porque en Paraná no había ninguna actividad social con la gente con discapacidad; hicimos el evento en la sede q el Túnel Subfluvial”, recuerda Velázquez.


“Olimpiadas Especiales nos invita, me inscribí como voluntario e integre la comisión de alojamiento y mi primer actividad fue preparar el lugar para recibir a las delegaciones; ahí, me enamore del programa, conocí la filosofía de olimpiada, como utiliza el deporte como medio de integración y socialización, en ese momento no existía la integración, hoy no es mucha pero es algo más superado”, relata el referente, hoy, de Concordia.


“Al año siguiente, integre el área de recreación; hacíamos la recreación de los chicos mientras no participaban en ningún deporte, esa fue mi primer responsabilidad, en esa época ya era estudiantes del segundo año de educación especial y ya empecé a tener contacto con el gobierno de la provincia que organizaban las olimpiadas desde la parte de recursos provinciales”, describe Velázquez.


Hoy, jubilado pero con las mismas obligaciones de siempre, Velázquez nos dice que “si tenía que elegir una profesión, era profesor de educación física y a fin de ese año me entero que en Concordia existía ese profesorado y que también estaba el de educación especial así que empecé a indagar si tenía la posibilidad de terminar el profesorado de educación especial y empezar el profesorado de educación física”.


“Yo, acá ya conocía a Alberto Armanazqui y a Susana Pérez, quienes ya habían ido a competir a Paraná y a través de ellos dos me consiguieron donde vivir y donde comer y de esa forma me vine a Concordia a estudiar y a seguir mi vacación”, agrega el referente local. “Cursé el cuarto año de educación especial, que era solo residencia, y aparte, estudiaba el profesorado de educación física”, suma a su relato Velázquez. “Así fue como en el año 90 tome la bacante de profesor de educación física en la Escuela Especial 1, cuando todavía estaba estudiando a todo esto ya conocía el programa de olimpiadas”. “Desde el 86-87 se hacía en Paraná entonces, automáticamente, cuando vine para acá (Concordia) seguí acá”, explica Velázquez.


“Alberto (Armanazqui) me cargaba que siempre van de Paraná o Buenos Aires a los mundiales, así que empezamos a trabajar y a participar con olimpiadas en las escuelas y se venía un torneo de hockey sobre piso que es como un hockey sobre hielo adaptado; para esto, tuve que hacer una capacitación en Gualeguaychú. No teníamos cancha así que movíamos las mesas y las sillas del salón de la escuela 1 y practicábamos ahí”, relata el profesor. “En Gualeguaychú participamos y dos chicos de acá quedaron seleccionados y fueron a Austria y esa fue la primer participación internacional que tuvo Concordia en Olimpiadas Especiales (año 1993); eran alumnos del anexo de la escuela 1 que después fue la escuela 2 Azahares”, suma a su experiencia.


Velázquez cuenta que después “empezamos a meter otros deportes como ciclismo, atletismo y, gracias a Pablo Telayna que cedió su pileta, pudimos natación. Después, pudimos hacer que se haga el nacional de básquet donde quedaron seleccionados 11 chicos, porque acá Susana Pérez y Ricardo Lagraña ya tenían la escuelita de básquet del Club Salto Grande y llegamos al mundial de verano en Connecticut, Estados Unidos, en el 95. Lo que tuvo ese año es que fue masivo porque la delegación éramos 120 entre profesores y atletas y 13 éramos de Concordia, éramos el 10% de la delegación y éramos muy fuerte en básquet”.


Siguiendo la historia, Velázquez, referentes nacional de Olimpiadas Especiales, recuerda que “en el año 97, dos chicos se fueron a Canadá, a la selección de hockey; en el 99, fueron a Carolina del Sur que se hicieron los juegos de verano, fueron 3 chicos de acá y uno de ellos trajo por primera vez una medalla dorada, en salto en alto, lo tuvimos que preparar porque no sabía saltar y se trajo la medalla dorada, el atleta era de Aiadres y dos nenas de la escuela 1, una fue en gimnasia artística, suelo y viga, y la otra en patín”.


“En el 2001, fuimos con un chico unificado, yo tuve a cargo del equipo en Alaska. En ese momento se produjo como un bajo en Concordia, yo tuve la posibilidad de rendir para vicedirector y el programa era muy complejo y tuve que dedicarle tiempo a eso, quede de vice en la escuela 1 y ya tenía otra responsabilidad y no estaba más con los chicos en la parte deportiva y tuve que abandonar olimpiadas por un tiempo y ahora en el 2010, cuando Ricardo (Lagraña) hizo contacto con olimpiadas, me terminé enganchando otra vez, a mí me volvieron a tomar como referente deportivo a nivel nacional y en 2017 hicimos las gestiones para ser parte del consejo de discapacidad”, continúa Velázquez.


“El año pasado hicimos el primer local bocha donde fuimos al nacional, el año pasado éramos 12 parejas, este año 25, en octubre vamos a hacer el primer local de ciclismo, un deporte que antes hacíamos, el año pasado hicimos atletismo, en noviembre hacemos el local acá y lamentablemente no pudimos hacerlo para llegar a los nacionales. Hoy, el interés es que los chicos empiecen a hacer deportes, queremos hacer natación también pero tenemos dificultad para conseguir pileta, tiene que ser de 25 metros y tenemos que tenerla disponible un par de horas continuas, para poder desarrollar el encuentro sin cortes”, expresa el referente local.


“También tenemos el programa ‘Atleta Joven’ que está destinado a chiquitos, del año a los 10 años, vamos por el tercer encuentro donde mezclamos chicos con y sin discapacidad; el año pasado lo hicimos en Aiadres, invitamos a jardines de infantes, con kermese, ahora se hace el 12 de octubre en Semillas de Esperanza, que será una jornada de 13 a 15 horas pero pedimos que nos avisen porque tenemos que organizar el presente que tenemos que darle y las actividades”, dice Velázquez, continuando con el cronograma de actividades hasta fin de año.


“Lo q buscamos es que todos los chicos que vayan, tenerlos registrados, para que el año q viene en vez de hacerlo una vez, podamos repetirlo dos o tres veces para que ellos tengan oportunidades de encontrarse más seguido y armar grupos de trabajo. Esto no es competitivo, es solo desarrollo y demostración pero es para que más adelante puede practicar uno o dos deportes, uno individual y uno de grupo. Bochas fue creado para chicos más grandes, que era una franja q abandonaba”, explica el concordiense por adopción.


“Si bien olimpiadas es deportivo, no es el fin, es solamente el medio. El deporte significa el medio de asociación, el medio de encuentro, tiene reglas organizativas más que estrictas y que sea educativo”, finaliza el dialogo con Suple Inclusivo Luis Velázquez, un hombre que junto a su mujer, Ana Suhr, trabajan ad honorem para Olimpiadas Especiales.

Contenido Relacionado