Salud

9 de Agosto de 2018 - Nota vista 644 veces

Hidroterapia y Rehabilitación Acuática

Los ejercicios terapéuticos realizados en agua surgen después de la Primera Guerra Mundial en los Estados Unidos, con un programa para los individuos con trastornos reumáticos. Esta terapia se llama ahora hidroterapia, debido a que las actividades llevadas a cabo en el agua son con objetivos terapéuticos. Charles Lowman fue su fundador.

Después de la Segunda Guerra Mundial, las actividades llevadas a cabo en el agua con fines terapéuticos, se limitaron a programas de rehabilitación en hospitales y balnearios debido a la epidemia de la poliomielitis (Briant, 1951). La terapia acuática que incluye ejercicios prescriptos a un individuo por la recomendación de un médico, es realizada por Kinesiólogos o terapeutas acuáticos.

Inicialmente para entender que es la hidroterapia, debemos definir varios conceptos que se contemplan a la hora de trabajar en esta área.

El agua ha sido considera como un recurso cardinal en los orígenes de nuestro planeta, y uno de los elementos esenciales para el desarrollo de la vida y la supervivencia; no sólo por las extensiones que ocupa si no por la implicancia fundamental en nuestras vidas. En el agua se originó la vida y de ella seguimos dependiendo para mantenerla.

El agua como método terapéutico lleva el nombre de hidroterapia; etimológicamente Hydro = agua; Therapeia = terapia, curación que significa a través de.

La Hidroterapia es la ciencia de los procedimientos capaces de modificar el estado del organismo, que emplea el agua como intermediario directo. En consecuencia el agua se limita a ser el vehículo capaz de administrar frio, calor, fuerza. Las formas de aplicación de la misma es a través de; baños, duchas, chorros, compresas, lavados, termalismo, talasoterapia, Rehabilitación acuática (hidrokiensioterapia).

Según Santini y Álvarez 1992; se considera a la terapia acuática como el “uso de elementos o cuerpos acuáticos en programas destinados a estimular, desarrollar, habilitar, remediar, rehabilitar o facilitar la capacidad o potencial de movimiento en personas con o sin necesidades especiales.

El concepto del uso del agua con fines terapéuticos paso por varios nombres, tales como hidrología, hidrática, aeróbic en el agua, ejercicios en el agua. Sin embargo, la terminología utilizada actualmente es rehabilitación acuática o hidroterapia. Desde el comienzo rudimentario, se utiliza el agua como medio de curación. Es conocida por Hipócrates (460-375 a.c) empleando baños calientes y Cold (baños de contraste) en el tratamiento de enfermedades. Con el tiempo, el uso del agua aumento como programa de tratamiento terapéutico.

Hidrokinesioterapia

Etimológicamente la hidrokinesioterapia se divide en tres partes.

Hidro: significa Agua.

Kinesio: Movimiento o ejercicio.

Terapia: Tratamiento.

Entonces, hablar de Hidroterapia es sinónimo de Hidrokinesioterapia o Hidrocinesiterapia.

La Hidrokinesioterapia se define como la aplicación de ejercicios con fines terapéuticos, en el medio acuático; aprovechando las propiedades térmicas y mecánicas del agua.

La finalidad de la Hidrokinesioterapia es restablecer la amplitud articular y la elasticidad muscular de todo el cuerpo, gracias al efecto analgésico y antiespasmódico del agua, y sobre todo a restaurar la memoria kinésica. Otro de los objetivos de esta terapéutica es aumentar la fuerza y la potencia muscular a través de “las fuerzas de resistencia en el agua”.

Mejorar la coordinación y el equilibrio por el efecto de la presión hidrostática, que estimula constantemente los receptores sensoriales de la zona sumergida. A su vez, trabajar en el agua disminuye el dolor y podemos mover zonas dolorosas sin miedo a sufrirlo. Gracias al principio de flotación se pueden ejecutar ejercicios asistidos y resistidos de las extremidades y del tronco con una baja presión articular.

La Hidroterapia puede ser considerada como los ejercicios en un medio líquido para la recuperación del movimiento, usando las propiedades físicas del agua.

Los avances de esta terapia se producen gracias a la ingravidez del agua, lo que facilita la rehabilitación del esquema corporal y la orientación espacial de las rotaciones de las articulaciones y el tronco. Además, los cambios térmicos influyen en la regulación del sistema simpático-parasimpático que regula las funciones del aparato digestivo, cardiocirculatorio, respiratorio, y renal.

El tratamiento acuático estimula la capacidad motora de las personas con discapacidad, al mismo tiempo que, alivia las tensiones de su cuerpo, mejora la relación corporal con el medio, y refuerza los vínculos afectivos entre ellos y las personas que les acompañan.

BÚCORA, MARIA MANUELA

Licencia en kinesiología y fisiatría - M.P 1427