Salud

9 de Agosto de 2018 - Nota vista 293 veces

Cardiopatías congénitas

Entre un 40% y un 50% de los recién nacidos con Síndrome de Down (SD), presentan una cardiopatía congénita, es decir, una patología del corazón presente en el momento del nacimiento, siendo éstas, la causa principal de mortalidad en niños con SD. 

¿Las cardiopatías congénitas

tienen tratamiento?

El tratamiento específico depende tanto de la cardiopatía congénita como de la condición del paciente. Puede implicar desde seguimiento médico continuo y medicación hasta un trasplante.

La posibilidad de tratamiento de una cardiopatía congénita se amplía en relación a la posibilidad de acceder a un diagnóstico temprano.

¿Todas las cardiopatías congénitas

necesitan de un tratamiento quirúrgico?

No. Algunas cardiopatías se tratan con medicación. Existe una opción intermedia a una cirugía de corazón abierto que se llama cateterismo cardíaco. En el caso del tratamiento de la arritmia (cuando se altera la frecuencia de los latidos del corazón), se utiliza la incorporación de un marcapasos. Otras necesitan de tratamiento quirúrgico. Algunas de ellas, pueden requerir más de una cirugía a lo largo de la vida. Cuando la cirugía, debido a la gravedad de la condición cardiaca ya no es una opción, se recurre al trasplante como forma de tratamiento.

¿Qué es un cateterismo cardiaco?

El cateterismo es un procedimiento invasivo que consiste en la introducción de un tubo largo y delgado (catéter) por una arteria o vena de la pierna o del brazo Habitualmente no se requiere anestesia general para este tipo de intervención, pero si sedación. Es menos riesgosa y tiene menos efectos secundarios que una operación a corazón abierto. También se utiliza como método de diagnóstico, aunque en el caso de algunas cardiopatías que puedan tratarse a través de este método terapéutico, es una óptima opción que evita la apertura del tórax en una cirugía de corazón abierto.

Mi hijo necesita tratamiento quirúrgico

de su cardiopatía: ¿Cuáles son

los pasos previos a la cirugía?

Si bien esta etapa se vive con mucha ansiedad y temores, el conocer las instancias que se tienen por delante a una cirugía cardiaca, puede aliviar el monto de angustia y posibilitar que se viva distinto. En este momento previo, los pasos que se cumplen son los siguientes:

•Consulta con un cirujano:

En este espacio de consulta tendrás la oportunidad de compartir todas tus inquietudes en relación a la cirugía, los instantes previos, durante, y el post operatorio, así como los cuidados posteriores. Seguramente serán miles de preguntas las que surjan en tu cabeza a medida que transcurran los días y se acerque la fecha, es por eso que una manera de poder obtener la respuesta de la mayor parte de ellas y que te quedes con la menor cantidad de dudas, es que a medida que te acuerdes, las anotes y las lleves en el momento de la consulta con el cirujano.

•Autorizaciones:

En relación a la prestación que se va a realizar. Esta instancia va a depender del tipo de cobertura que tengas.

•Estudios pre-quirúrgicos:

Antes de una cirugía cardiovascular, se realizan una serie de estudios para conocer y evaluar la condición física con la que el niño ingresa al momento de la operación.

•Preparación para la cirugía:

Esta instancia va a depender de la situación particular de cada familia. Hay niños que deben ser intervenidos apenas nacen…Otros que son diagnosticados al poco tiempo de nacidos. Otros niños, son un poco más grandes, por lo que es importante que reciba una preparación previa para que a través del juego y la palabra pueda contenerlo y que los adultos que lo acompañen puedan disminuir los montos de ansiedad y temor ,contribuye enormemente a que ese niño ingrese sereno y confiado a la cirugía.

•Internación:

Y llego el día...En general cuando no se detecta al nacer, se concurre un día antes o el mismo día de la cirugía. En el caso de los niños es muy valioso para su estado emocional, que el juego esté siempre presente desde los momentos previos hasta el instante en que se duerma. Se dice que como nos dormimos, así nos despertamos. Que pueda ingresar a la anestesia en un estado de calma y serenidad, puede significar un aporte muy importante para su recuperación.