Salud

4 de Agosto de 2018 - Nota vista 388 veces

Retinosis pigmentaria: pérdida progresiva del campo visual

La llamada retinosis pigmentaria son un conjunto de afecciones oculares crónicas de origen genético que afectan a las células de la retina, fundamentalmente a los fotorreceptores (conos y bastones), encargados de convertir los estímulos luminosos en impulsos eléctricos que se transmiten por la vía óptica para crear las imágenes.

“La retinosis pigmentaria produce una pérdida progresiva del campo visual, deteriora la visión nocturna y termina disminuyendo la agudeza visual”, explica el doctor Omar López Mato.

Es la primera causa de ceguera de origen genético y afecta a 1 de cada 4000 individuos aproximadamente. Se transmite en forma dominante, recesiva ligada al cromosoma X. El 60 % de los afectados son varones.

Es de fundamental importancia el consejo genético ya que existen varios genes anómalos en distintos cromosomas produciendo diversas alteraciones en la síntesis de la rodopsina (sustancia encargada de transmitir los impulsos cuando son estimulados los fotorreceptores por la luz).

La rodopsina defectuosa sería la responsable de los cambios degenerativos como la dispersión de los pigmentos a lo largo de la retina. Aproximadamente, en la mitad de los casos de retinosis pigmentaria no se registra antecedente familiar, siendo mutaciones que se producen sin causa conocida.