por Supermercado Modelo
launchVer perfil
ESPACIO DE MARCA + INFO
ESPACIO DE MARCA - 13 de Julio de 2018 - Nota vista 3742 veces

Los comercios debieron aprender una nueva lengua y ajustarse a las nuevas necesidades del cliente joven

Un reciente estudio de grandes firmas reveló que los adolescentes y jóvenes gastan un 23% para comprar comida. Julia Pizzatti que hace 20 años trabaja en supermercados Modelo, actualmente supervisora de las 5 sucursales Express nos ratifica los datos anteriores.

“Este lugar tiene 57 años de en una buena relación con el cliente, calidez y trato humano, los llamados Millennials no se fijan en esto, buscan la eficiencia y rapidez, ya que predominan otros estilos de elección. Entre las marcadas diferencias de públicos se busca un punto medio”, nos dice Julia.

Con respecto al consumo:

“Los alimentos que prefieren son basados en el cuidado de la salud -dice la supervisora- ellos son muy conscientes de los alimentos que quieren consumir y por lo tanto, en las góndolas se dirigen a los sectores específicos, hay marcas que por esta tendencia lanzaron líneas de productos que son la elección de las últimas generaciones” aclara.

Nombrando otras particularidades de los jóvenes desde 19 y 29 años (aproximadamente) ellos son uno con la tecnología, es una herramienta “natural” para estos jóvenes en su día a día, el internet, el dispositivo móvil, los medios sociales son su forma de vida: “por eso Modelo no solo abarca lo tradicional sino que innova y avanza junto con las demandas; hoy mucho se conoce y decide en la web y en las redes sociales, a través de un intercambio virtual más dinámico. Muy diferente al cliente que prefiere acercarse hablar con nosotros, preguntar, comparar y observar y que lo asesoremos sobre nuestros platos del día, llevarse el pancito recién horneado o aconsejarle una buena oferta de la semana”, asegura.

“Contrariamente los más jóvenes vienen sabiendo sobre las diferencias en los productos y se llevan lo que vinieron a buscar, en eso son muy conscientes de lo que quieren” dice Julia y agrega “te dan poco margen, si no tenés lo que buscan o no los convence siguen buscando”.

Los millennials son incrédulos, tienden a confiar menos en las personas que las generaciones anteriores, se declaran independientes y forman el grupo con mayor descontento en el ámbito político y religioso. “Por este motivo cuando se habla de alimentos ellos no aceptan recomendación simplemente leen la composición o buscan las propuestas naturistas de la góndola. Son los mayores consumidores de productos naturales y frescos”, concluye alguien que recorre y supervisa cinco de las tiendas de alimentos más elegidas y que nos acompañan desde hace 57 años en nuestra ciudad.