Policiales

11 de Julio de 2018 - Nota vista 874 veces

Dos policías van a juicio a un año de la tragedia del puente caído en Ruta 12

El fatal accidente le costó la vida al misionero Rogelio Schweig. Dos policías se encaminan hacia el juicio como sospechosos del delito de "homicidio culposo", ya que estaban a cargo del control vehicular en la zona del siniestro vial.

Se cumplió un año del fatal accidente que le costó la vida al misionero Rogelio Schweig (47), quien cayó con su vehículo desde el puente colapsado de la Ruta Nacional 12 al arroyo Guazú, cerca de la localidad de Esquina, Corrientes. Su mujer se salvó de milagro y hay dos policías que están imputados por el hecho.


Los acusados son dos suboficiales de la Policía de Goya, que están como sospechosos del delito de "homicidio culposo". Ambos uniformados pertenecientes a la Policía Rural e Islas y Ambiente Rural (PRIAR), estaban a cargo del control vehicular en el horario en que el conductor de la camioneta Ford EcoSport, circulaba hacia el Sur, sin ser advertido de la avería en la vía de tránsito.


Desde el punto de vista de los funcionarios del Ministerio Público Fiscal y del juez de Instrucción, Gustavo Vallejos, existirían elementos suficientes para endilgarles responsabilidad a dos efectivos policiales, que habían sido designados en el puesto de control montado, para alertar de la situación a los conductores a fin de evitar que lleguen hasta el puente roto.


Lo que se trata de establecer es la posible co-responsabilidad de esos policías que tenían la orden de restringir el tránsito sobre la ruta, tras haberse ordenado la instalación de un retén vehicular en esa localidad, ubicada a 20 kilómetros al Norte del puente caído.


Elena Dzikovski (46) es la viuda de Rogelio. Ambos habían salido de Comandante Andresito e iban hacia Buenos Aires cuando sucedió la tragedia. Ella contó que no vio cartel ni otro tipo de señal que les hayan alertado acerca de que el puente con el que se encontrarían estaba roto.

Dijo que esa madrugada, alrededor de las 4.15, iban tomando mates. Habían salido temprano luego de dormir en Goya.

La mujer contó que una vez que una vez que se les terminó el puente, la camioneta cayó de punta. Primero dio contra uno de los tramos caídos del paso y luego acabó en el agua. Ella pudo salir y le abrió la ventanilla del lado del conductor para que él saliera. Nadaron un tramo, pero el hombre desapareció de la superficie.