Espectáculos

11 de Julio de 2018 - Nota vista 1332 veces

Vicky Xipolitakis embarazada: “Me siento la princesa de mi propio cuento”

Embarazada de cuatro meses, cuenta cómo le cambió la vida el varoncito que crece en su panza. Ansiosa, ya tiene todo listo para su llegada, que será en diciembre, en Estados Unidos: “Estoy todo el tiempo contenta”.

“Me siento preparada para ser madre!”. Contundente, decidida, feliz y con la sonrisa que no se le borra, Vicky Xipolitakis (32) transita su primer embarazo como una bendición.

Con una hermosa pancita de cuatro meses, aprovecha para viajar -sabe que lo tiene permitido hasta los siete meses de gestación- y disfrutar de una de las etapas más importantes de su vida, junto con su esposo, el financista Javier Naselli (52), con quien se casó a comienzos de febrero, y que pocas veces se muestra en los medios. Instalada en Estados Unidos, en Nueva York, la Griega se hace estudios y controles cada quince días con un prestigioso especialista en un consultorio de la 5ta Avenida.

Y, entre períodos y períodos, con su media naranja se hacen escapaditas para disfrutar a solas y en lugares bellísimos la dulce espera. Bajo la preocupación de que su anterior embarazo no llegó a formarse, la mediática no reparaba en la pregunta diaria que le hacía su esposo: “¿Vos tenés algo para contarme?”. Claro, ella respondía que no, hasta que un día fue sí. . . Bajo la insistencia de él, compró varios test de embarazo y, no conforme con el resultado positivo de uno, se hizo un segundo que indicó lo mismo.

Y cuando llamó a Naselli para compartir la buena nueva, él le dijo que ya sabía que estaba embarazada. “¡No quería ilusionarme para no volver a sufrir lo de la otra vez”, reconoció la futura mami.

Con fecha probable de parto para el 27 de diciembre, el padre quiere que nazca en Estados Unidos. Y Vicky está ilusionada con ese momento que le cambiará la vida para siempre. “Me siento la princesa de mi propio cuento.

El destino me dio un futuro que no sabía que tenía y la posibilidad de formar una familia con la que siempre soñé y que ya creía que no iba a poder hacer. No puedo creer que formé un nuevo ser. Por eso estoy plena, contenta. Pienso en que nunca más en la vida voy a estar sola. ¡Me río todo el día! Mi mayor alegría es que mis papás se van a convertir en abuelos por mí. El papá también está que no puede más de alegría. Pensaba que a esta altura ya no iba a tener otro hijo”, contó la hermana de Stefy.

En camino viene un varoncito y, por ahora, parece de lo más tranquilo.

De hecho, a Vicky no se le hace sentir porque no tiene vómitos ni mareos, si no fuera porque engorda un kilo cada quince días, y sus antojos más típicos son de polenta y fideos.

Expectante por la llegada del gordito, es habitual que le compren regalitos de peluche y prendas celestes, y ya tienen pintado su cuarto en celeste y blanco. Salvador Uriel es el nombre elegido para el pequeñín que la acompañará desde fin de año. “Me gusta el nombre Salvador porque significa el que salva. Siento que este bebé me vino a salvar. Va a ser un niño lleno de amor y de felicidad porque viene a traer amor a todos”, confió Xipolitakis, que ya tiene elegida como madrina a Stefy, su hermana.