Policiales

9 de Abril de 2018 - Nota vista 1529 veces

Un policía le disparó a una perra que se había escapado de una vivienda

Ocurrio en Paraná donde la perra se escapó de su casa y recibió dos disparos de un funcionario policial, denuncia la dueña de la mascota. Quedó herida y la policía no permitía que la rescataran. Está internada tras ser operada.

“Laisa” es el nombre de una perra de raza pitbull que fue víctima de un inhumano ataque la noche de este sábado en Paraná. “En un descuido, la puerta quedó abierta y se escapó a la calle. Con mi familia salimos corriendo atrás y en un momento un policía le disparó. Le gritamos que no lo hiciera, que la iba a matar, y le dio un segundo balazo”, contó María, la propietaria de la mascota, en diálogo con AHORA.

La mujer relató los momentos de dolor, bronca e incertidumbre que vivieron en el barrio Belgrano: “Después de que le disparó, no nos dejaban acercarnos a la perra y pensamos que estaba muerta. Otro policía incluso le apuntó a mi marido amenazándolo con dispararle si se acercaba a la perra”. 

“Pensábamos que estaba muerta, parecía que no respiraba”, manifestó María. Minutos más tarde, lograron acercarse al animal herido, que tenía parte de los intestinos fuera de su cuerpo tras recibir los dos balazos, pero estaba vivo. 

“No conseguíamos una veterinaria donde llevarla, hasta que finalmente encontramos una”, señaló. La perra está internada y se recupera. Fue intervenida quirúrgicamente para extraerle los perdigones y cerrarle la herida. “No tiene riesgo de vida”, indicó María. 

Denuncia 

“Esto no puede quedar así. Un policía no puede hacer eso”, cuestionó María. La mujer sostuvo que los disparos fueron “innecesarios, porque la perra no le hizo nada ni iba a atacar a nadie”.

“Parece que lo hizo de manera intencional”, indicó la mujer. Ante lo ocurrido, los propietarios de la mascota realizaron la denuncia ante la Fiscalía y avanzarán en una causa contra los efectivos que participaron del hecho. 

“Puede ser que haya tenido miedo porque es de raza pitbull, pero no se justifica que le disparara y que después no nos dejara ayudarla”, sostuvo la mujer, y añadió: “Laisa es una perra muy tranquila. No es violenta. Nosotros tenemos un labrador y un caniche y ella está criada con ellos y con mis hijos”. 

La dueña de “Laisa” afirmó que hay testigos del ataque y detalló que “el que el disparó fue un policía dependiente de la Comisaría Sexta y también había uno de las fuerzas especiales, que le apuntó a mi marido”.

Contenido Relacionado