Deportes

13 de Marzo de 2018 - Nota vista 561 veces

Lucas Victoriano, el padre de la hazaña

Lucas Javier Victoriano Acosta (nacido el 5 de noviembre de 1977 en San Miguel de Tucumán) ex-jugador profesional y actualmente entrenador de baloncesto de nacionalidad argentina.

Tiene una altura de 1,90 metros y ocupó la posición de base. En la actualidad es el entrenador principal de Estudiantes Concordia de la Liga Nacional de Básquet. Ha sido internacional con Argentina en todas las categorías desde la cadete. Con la mayor fue uno de los integrantes que logró la medalla de plata en el Campeonato del Mundo de la FIBA 2002.

 Así lo presenta la página de Wikipedia en internet, a quien hoy por hoy es el padre de la historia que está escribiendo Estudiantes Concordia en la Liga de las Américas, con el logro de haber clasificado entre los cuatro mejores equipos que jugarán la final de este certamen que reúne a los mejores equipos.

 La humildad y sencillez de Victoriano lo hacen ser un técnico accesible a la hora de realizar entrevistas. Precisamente esa humildad lo hizo decir alguna vez que estaba agradecido al plantel de Estudiantes y al cuerpo técnico que había logrado la clasificación para la Liga Sudamericana, como quitándose el mérito por haber conseguido participar en esa competencia de primer nivel. En esa misma entrevista publicada en EL HERALDO le reflejábamos justamente que estaba bien lo que planteaba, pero que no debía quitarse mérito por lo que habían conseguido, que era haber pasado de ronda en el principio de la Sudamericana.

 A partir de allí Lucas Victoriano empezó a escribir una historia grande; una historia inmensa para el básquetbol de Estudiantes y para el básquetbol de Concordia y la provincia de Entre Ríos. Poco a poco fue abriéndose camino en la Liga Sudamericana hasta llegar a jugar la final y ser hoy con mucho orgullo, el equipo subcampeón que de su mano llegó a esa instancia y estuvo muy cerca de conseguir el objetivo de campeonar.

 Pero esa historia escrita en la Liga Sudamericana le permitió clasificar a la Liga de las Américas y después de un gran sacrificio llegar a estar entre los cuatro equipos mejores de esta instancia, tres de los cuales son de la Argentina, lo que marca la excelente competencia y nivel que tenemos en la Liga Nacional de Básquetbol.

Pero hay otra historia a nivel internacional que parece caerle bien a Estudiantes de Concordia. Esta competencia le queda de maravilla. Aquí aparece lo mejor del “Verde” y sus jugadores, como tomando consciencia de lo que están jugando y de la responsabilidad de representación que tienen, porque no solamente juegan por Concordia, sino que lo hacen por la Argentina y el básquetbol de nuestro país, hoy posicionado entre los mejores a nivel mundial sin lugar a ninguna duda en cuanto a competencia interna y externa.

 Estudiantes en la Liga Sudamericana y la Liga de las Américas sacó a relucir lo mejor que tiene;un equipo compacto, que corre todo el tiempo, que marca y que juega en velocidad, muchas veces abusando de la parte individual de algunos jugadores, que cuando están iluminados marcan diferencias y en otras ocasiones pueden o complican el resultado final, pero eso no es motivo de análisis en este comentario, sino que aquí lo que buscamos es resaltar la figura del equipo que le juega de igual a igual a cualquiera y que suple algunas falencias con una voluntad inquebrantable y es aquí donde aparece la figura indiscutida de Lucas Victoriano y su equipo de trabajo.

 Trabajan tan bien en la parte mental y colectiva de sus jugadores convenciéndolos que pueden y realmente consiguen que puedan. En sus manos y también en la de los directivos de Estudiantes estuvo la elección de este grupo de jugadores para afrontar la Liga Nacional y todo lo que le tocó a nivel internacional.

 Con mucho, pero mucho presupuesto inferior a otros equipos, Estudiantes Concordia con Lucas Victoriano a la cabeza, lograron posicionar al equipo entre los mejores a nivel internacional.

 Hoy todos se cuidan de Estudiantes, el “Verde” de Concordia cuando vienen a jugar aquí o cuando les toca jugar de visitantes. Muchas veces hemos cuestionado el quedo en varios partidos en el último cuarto, pero esto a nivel de Liga de las Américas parece haber quedado a un costado. En el partido ante los de Brasil el equipo fue abajo todo el tiempo hasta que llegó la hora del desenlace y fue allí donde apareció toda la categoría de los jugadores.

Pusieron todo para ganar porque sabían que era la gran oportunidad de seguir escribiendo la historia. Una historia grande del básquetbol de Concordia que hoy tiene un gran significado, pero a medida que pase el tiempo y los años seguramente van a quedar reflejados entre lo más importante, sino lo más importante que se consiguió desde Concordia a través de Estudiantes. Y esa historia seguramente va a reflejar también el nombre de alguien que fue artífice y que quiere seguir escribiendo la historia de este deporte en nuestra ciudad.

 Un entrenador que llegó con casi nada de experiencia en Liga Nacional, pero que supo rodearse de buenos colaboradores y hoy está a punto de empezar a escribir una nueva página entre los cuatro mejores equipos de América. De todas maneras eso ya casi no importa porque lo que logró hasta hoy es de una inmensidad de la que todavía no se ha tomado real conciencia, es por eso que en estas líneas sólo queremos reflejar el excelente trabajo efectuado por Lucas Victoriano y todo lo que ha conseguido para nuestra ciudad en los deportivo y lo que ha sumado a sus palmares personales, que por cierto no son nada poco.

 Juan Carlos Valdez