Interés General

8 de Marzo de 2018 - Nota vista 561 veces

Clases a la sombra de un árbol

La escuela secundaria de gestión social D-195 “Olivia Sara Córdova de Scattini”, la cual posee el cursado de Bachiller con orientación en Educación Física, ha comenzado las clases, este miércoles 7 de marzo, debajo de un árbol en el predio que posee en el Barrio La Viña, en inmediaciones de calle Diamante al 2200 de la ciudad de Concordia.

Esta escuela, es la única de gestión privada con orientación en Educación Física, en la provincia de Entre Ríos.


Zunilda Zamarripa, apoderada legal de la escuela secundaria y presidenta de la ONG “Solidaridad y Esperanza”, describe la situación a El Heraldo: “todos hablan de educación, que hay que sacar a los chicos de la calle, del alcohol, de la droga, que para tener una apertura laboral tienen que terminar el secundario y no se pone el compromiso suficiente”. “Concordia necesita colegios, hay padres corriendo por todos lados porque no encuentran banco para sus hijos y a nosotros nos sobra terreno, el problema es que no nos quieren construir porque no tenemos la escritura; tenemos hace 25 años una sesión de derecho, con escribano, legalmente como se debe, de la familia Scattini que nos donó todo esto, que eran sus viñedos y sus bodegas del año 1886”, agrega.

Con respecto a la construcción del aula, Zamarripa cuenta que “el aula la comenzó ‘Argentina Trabaja’, se comenzó en noviembre con la promesa de estar terminada para febrero, pero solamente tenemos los cimientos. Tengo entendido que antes lo administraba la Comisión Administradora de los Fondos Especiales de Salto Grande (CAFESG) y ahora pasó a manos de la Municipalidad de Concordia”.

Vivian Casas, rectora del establecimiento, dice que “cuando llueve, los chicos trabajan en el hall de la escuela o en el aula de música que nos presta la primaria, pero solo se puede utilizar de lunes a jueves porque el viernes es usada por la primaria”.

Zamarripa dice estar agradecida “con la gestión privada de la provincia que nos creó el cuarto año pero no tenemos aula; he hablado con funcionarios de todo tipo, he pedido audiencias con el gobernador para contarle las necesidades pero no he tenido respuesta”.

“Si a los chicos que tenemos en la primaria, no le ofrecemos la secundaria, abandonan porque están acostumbrados a su barrio. El año pasado, los chicos que terminaron tercer año, que era hasta donde teníamos, y tenían que ir a otras escuela, no fueron, este año volvieron, o sea que estuvieron un año en la calle”, relata indignada la apoderada de la institución.

En el 2020, sería la primera promoción de bachiller en orientación en educación física. “Vamos a tener el apoyo de la dirección de educación física para los elementos, porque los chicos necesitan materiales pero no tenemos el playón, tenemos espacio, pero falta el playón”, cuenta el secretario.

Zamarripa cuenta que en esta escuela “no hay arancel, los son chicos muy humildes, tenemos chicos del barrio La Viña y del barrio Parque, todos los chicos vienen acá porque no tenían donde ir hasta que se construyó”. La escuela secundaria cumplió 8 años el pasado primero de marzo y el cuarto año cuenta con 18 alumnos. Esta institución, funciona junto a la escuela primaria La Viña y Nueva Cepa.

“La escuela Nueva Cepa se creó hace pocos años cuando con la nueva ley de educación, que no dejaba a menores de 15 años concurrir a talleres, se desdobló los talleres de la primaria La Viña. En los talleres de formación profesional, que funciona donde se ubicaba la bodega del antiguo viñedo.

 En estos talleres se realizan actividades de cocina, ayudante de cocina, panadería, pastelería, costura, tejido, carpintería, restauración de muebles, electricidad domiciliaria y albañilería básica. La Viña cumplió 25 años en 2017”, relata Zamarripa.

Todas estas instituciones fueron creadas por el padre Andrés Servín y “no queremos que esto quede ahí, queremos que esto continúe porque no solo hay que conformarse con la primaria”, finaliza la apoderada.