Interés General

6 de Marzo de 2018 - Nota vista 166 veces

Guardaparques de Misiones piden más protección de reservas

Guardaparques presentaron el proyecto ante Ecología. Proponen una ley de “desarrollo económico ambiental” en las “zonas de influencia” de los parques naturales misioneros.

Una iniciativa presentada por dos guardaparques misioneros ante el Ministerio de Ecología de la Provincia impulsa establecer por ley que las actividades sociales y económicas que se desarrollan en territorios que limitan o están cerca de las áreas naturales protegidas se realicen con “un enfoque ecológico”.

El objetivo es asegurar y ampliar la conservación de los bienes naturales (agua, suelo, fauna y flora nativa, clima) tanto en los parques y reservas como en las chacras y zonas urbanas.

La idea fue plasmada por los guardaparques Leonardo Rangel Olivera y Santiago Bellitti, en un documento presentado ante la cartera ambiental misionera y que esperan que sea elevado a la Legislatura para su tratamiento e implementación.

El proyecto de “Creación de zonas de influencia de las áreas naturales protegidas de la Provincia de Misiones” establece -con carácter normativo- actividades amigables con el ambiente en las zonas cercanas a las áreas protegidas, que conjuguen el desarrollo social y económico de sus habitantes con la conservación de la naturaleza.

Beneficios y prioridades

En el documento se hace notar que “la única área protegida provincial que tiene Zona de Influencia es la Reserva de Biosfera Yabotí, aunque no se determinó aún el alcance de la misma”.

“El simple hecho de que se disponga por ley que el contorno de las áreas naturales protegidas es Zona de Influencia, genera como beneficio que los pobladores locales estén incluidos en programas de conservación del Estado provincial, revirtiendo así el sentimiento de exclusión que genera el tener como barrera de desarrollo los límites legales de estas áreas”, expresa la iniciativa de los guardaparques.

En esa línea, las prioridades para esas zonas de influencia serían “la regularización de la tenencia de las tierras, ya que esta irregularidad es una de las principales causas que promueven la intrusión y los desmontes ilegales” e “incentivar que las organizaciones ambientales apliquen programas de reconversión agrícola, pasando del uso tradicional del suelo a prácticas sostenibles”.

Paralelamente, se definirían más acciones ambientales para las áreas urbanas, “como arborizar los espacios de recreación y las veredas con especies nativas, dando de esta manera sustento a la fauna silvestre que convive en estos lugares”.

.