Sociales

Gonzalo Cáceres Casanovas (Negro) - 24 de Febrero de 2018 - Nota vista 1132 veces

¡Recordándote!

Queremos recordarte con estas pocas, pero sentidas palabras quienes fuimos tus verdaderos amigos desde la infancia.

Te recordamos como aquel niño con cara de Ángel, el que formabas parte, los que te conocimos, tu participación en tu juventud en el quehacer de tu querida iglesia de Pompeya de la que fuiste parte siendo en algún momento un gran colaborador aportando tu arte.

Quién no recuerda tus actuaciones junto a otras importantes figuras del arte escénico en aquella participación el día 17 de Abril de 1963 junto al recordado Oscar Alegre bajo la dirección de la Profesora Aída Astrada de Acerbi, o aquella inolvidable noche del 15 de junio de 1964 en el Odeón con la actuación de los cantores de Quilla Huasi y el Elenco Estable de Ballet en beneficio “Pro Aula Escuela Nro. 42 General Belgrano’’.

Año 1971, actuación del primer recital de arte coreográfico de tu estudio de Danzas “Nueva Pompeya” del cual eras su profesor, el día 15 de febrero de 1971 en el Teatro Odeón en beneficio ‘‘Pro Aula Esc. Nº 10 Benito Garat’’.

Excelente alumno del Conservatorio Clementi bajo la dirección de la Profesora Zelmira Amable de Tito.

Tu trayectoria en el arte escénico también era acompañada de tu preocupación por la sociedad.

Tu infancia transcurrida casi en soledad por causas ajenas a tu voluntad, fue llenándose de a poco por tu fuerza de superación que le ponías a la vida y a cosas creativas con el don con que Dios te había dotado, rodeándote de un grupo desinteresado que veíamos en vos el amor, el desinterés personal, pero por sobre todo, ese don con que fuiste dotado de gran carisma.

Hoy, nos parece imposible no verte más caminando junto a tu mascota “la Negrita” por las calles de tu barrio.

Quién no buscó alguna vez consuelo en tus palabras siempre justas y a tiempo.

Cuántas cosas nos dejaste como anécdotas, lindas y alegres como por ejemplo: la fiesta de tu cumpleaños, tu colaboración con las fiestas patronales de nuestra querida Parroquia de Pompeya ornamentando con tu fino gusto el altar junto a nuestro recordado Heriberto Magallanes (nená) en épocas del Padre Juan del que fue sacristán por más de cincuenta años.

No podemos dejar de mencionar en forma especial a Don José A. Benítez “Pompeyano de ley” hoy radicado en Fátima, Provincia de Buenos Aires, amigo de la infancia y autor del libro “Personajes de mi terruño” (Entre Ríos de Mi Amor). Donde hace un relato emocionante de “Gonzalo”.

Solo queremos recordarte quienes fuimos y seguiremos siendo tus verdaderos amigos, aun en tu ausencia, que nunca dejaremos de verte como eras, el verdadero amigo de todos, aun de aquellos que te fallaron y te traicionaron como Judas, abusando de tu darles una mano y luego te la mordieron.

Hoy al cumplirse un mes más de “tu sorprendente y trágica muerte” inesperada para muchos, tus amigos te recordamos así, recordando solo parte del rico historial como persona y profesional que con lo inesperado e inexplicable de tu muerte otros quisieron eclipsar, porque demostrabas tus ganas de vivir.

Tus amigos, rogando al Señor fuente de toda Verdad y Justicia junto a la Justicia del hombre que hoy investiga la causa de tu muerte, pronto sabremos la verdad y entonces tu alma descansará en paz para siempre y quedará plasmado en nosotros que en tu paso por esta vida “dejará una estela luminosa que nunca dejará de brillar.”

Que Dios te bendiga

Tus amigos de siempre: Tito, Graciela, Mariela y tu ahijado Walter y todos los que de corazón te recordamos.


  • TEMAS DE LA NOTA: