Agro

20 de Febrero de 2018 - Nota vista 931 veces

El Renatre reclama a los arandaneros más de 2,2 millones de pesos

Una deuda superior a los 2,2 millones de pesos, en concepto de contribuciones y aportes impagos, generó un inesperado conflicto entre los productores de arándanos y el Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre).

Una deuda superior a los 2,2 millones de pesos, en concepto de contribuciones y aportes impagos, generó un inesperado conflicto entre los productores de arándanos y el Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre).

El Comité Argentino de Arándanos (ABC), la principal entidad que agrupa a los arandaneros argentinos, consideró que el reclamo del Renatre es “un abuso y un atropello que daña seriamente a los productores y a toda la cadena de la industria”, al tiempo que pidió la conformación de una mesa de trabajo junto a los Ministerios de Agroindustria y de Trabajo para discutir el tema.

Según se pudo saber, la deuda total de los arandaneros asciende a la suma de 2.210.086 pesos, el 70% de ese monto (1.545.537 pesos) corresponde al período del Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios (Renatea), creado en 2012 durante la administración de Cristina Kirchner, y el 30% restante (664.549 pesos) al Renatre, restablecido en 2016 por el presidente Mauricio Macri.

Los productores observados por el Renatre, en tanto, son 23.

“Le pedimos a las autoridades gubernamentales que tomen cartas en el asunto, dado que se trata de una injusticia ya que se nos reclaman aportes que no estaban estipulados”, explicó Federico Bayá, presidente del ABC, el consorcio que nuclea a las cámaras regionales del sector, que son la Asociación de Productores de la Mesopotamia (Apama), la Cámara Argentina de Productores de Arándanos y otros Berries (Capab) y la Asociación de Productores de Arándanos de Tucumán (Apratuc). ABC, además, pidió la suspensión de las fiscalizaciones que lleva adelante el Renatre hasta tanto no se resuelva la disputa.

El Renatre realizó durante noviembre fiscalizaciones en las plantaciones de arándanos de Entre Ríos para registrar y renovar la Libreta de Trabajo Rural (LTR) y constatar la regularidad de contribuciones fijadas en la Ley 25.191. Como resultado, está exigiendo el pago de aquellas deudas cuyos montos mayores, como se dijo, corresponden al período del Renatea, ente independiente que estuvo bajo la órbita de la cartera laboral durante la gestión del gobierno kirchnerista.

El argumento de ABC es que durante “los años que funcionó el Renatea, los trabajadores de cosecha y empaque, de quienes se reclaman las sumas supuestamente adeudadas, no estaban incluidos en la Ley 26.727, regulación que ha cambiado por la recomposición del Renatre, pero que no regía anteriormente”.

Desde el Renatre, hasta el momento, se han mostrado muy prudentes a la hora de realizar declaraciones periodísticas y sólo señalaron que se trata de “una situación no deseada”, aunque advirtieron que los incumplimientos en los pagos por parte de los arandaneros generaron “multas importantes”.

El primer paso para tratar de superar el conflicto se dará el próximo miércoles 28 cuando el presidente del Renatre, Abel Guerrieri, hombre de la Sociedad Rural Argentina (SRA), reciba a los directivos de la Asociación de Productores de Arándanos de la Mesopotamia Argentina (Apama) –en su mayoría entrerrianos–, en la sede central del organismo, en Buenos Aires.

Fuente: Dos Florines