Policiales

8 de Febrero de 2018 - Nota vista 614 veces

La falsa descompensación de Nahir para demorar el juicio oral 

Ayer miércoles, Nahir Galarza -la única imputada por el asesinato de Fernando Pastorizzo- fue trasladada al Juzgado de Familia para una pericia psicológica. Pero, para la sorpresa de pocos, la joven de 19 años aseguró sentirse mal, evitando la entrevista con el psiquiatra.

El martes último, la imputada por homicidio “doblemente calificado por el vínculo y el uso de arma de fuego” se hizo presente por la mañana en los tribunales de Gualeguay, luego de que sus abogados insistieran en el pedido de que se le conceda prisión domiciliaria para cumplir con su prisión preventiva tras confesar el homicidio del joven de 20 años.

Después de que la querella y la Fiscalía rechazaran la solicitud de sus abogados y reafirmaran el pedido de prisión preventiva en la Comisaría de la Mujer de Gualeguaychú, Nahir le había exigido a la jueza Angélica Pivas -que presidió la audiencia- las razones por las cuales no se le concedía la prisión domiciliaria. “Me gustaría que me de fundamentos para poder entender”.

Lo cierto es que tan solo 24 horas después, Galarza aseguró sentirse mal y pidió postergar el encuentro con el psiquiatra. Según la defensa, la joven llegó en estado de descompensación envuelta en un cuadro de llanto y angustia. Al mismo tiempo, acusan al Fiscal Rondoni Caffa de no dar aviso del cuadro emocional de la imputada a sus abogados.

Siempre según los dichos del entorno de Nahir, Horacio Dargainz –encargado de la pericia- ordenó suspender de forma inmediata la entrevista y trasladarla nuevamente a su celda en la Comisaría del Menor y la Mujer de Gualeguaychú, donde permanece detenida desde el pasado 2 de enero.

Sin embargo, desde la fiscalía sostienen que esto está lejos de ser cierto y aseguran que luego de ser revisada se confirmó que se encontraba apta físicamente para la pericia. Según informan, se la intentó medicar por un supuesto dolor de cabeza, pero se negó a recibir la medicación.

Nahir se encuentra cumpliendo una prisión preventiva de 60 días, por haber confesado haberle disparado en dos ocasiones a Pastorizzo. Esta era la última pericia que le permitía al fiscal Sergio Rondoni Caffa cerrar la etapa investigativa y solicitar la elevación a juicio.

Párrafo aparte, el abogado de la madre de Fernando Pastorizzo, Rubén Virué, confirmó que la causa se continuará buscando la prisión perpetua de la única imputada por el crimen de Fernando Pastorizzo.