APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

6 de Febrero de 2018 - Nota vista 617 veces

Alerta por la crecida del Paraná

Los datos confirman que se espera un mayor caudal y anticiparon que podrían desaparecer las playas; En Chaco y Corrientes cada vez son más los evacuados

Hubo evacuaciones en las veras de las provincias de Chacho y Corrientes, y se espera que situaciones similares ocurran en las próximas horas en las costas entrerrianas. Prefectura, en tanto, advirtió que los niveles de altura de ríos en diferentes puntos del Paraná vienen in crescendoen forma sostenida.

Por ejemplo, el punto de alarma en Paraná son los 4,70 metros y hoy ese índice ya supera los cuatro metros, en un caudal de agua muy por encima de la media para esta época del año.

Entre las razones de esta preocupante crecida, se encuentran las abudantes lluvias en el norte del país y sobretodo en Paraguay.

"El río está creciendo, producto de lluvias locales pero fundamentalmente las que se han dado en todo el mes de enero en la zona de la cuenta alta del Paraná y del Paraguay", indicó el especialista Oscar Duarte, titular de Hidrología de la Dirección Provincial de Hidráulica.

Extraño fenómeno

A pesar de esta creciente, Duarte recordó que en Entre Ríos, en todo lo que va de diciembre y enero, estamos bajo los efectos de la "Niña", que provoca regímenes de lluvia menores a los normales. "Esta es una nueva cosa rara, porque vamos a tener inundación con una relativa sequía", afirmó.

Respecto de la falta de lluvias para la provincia, planteó que "el campo está muy seco y no ha llovido mucho. Estamos por debajo de lo normal. Traemos un déficit de agua muy importante y se ve en el campo con la falta de humedad del suelo".

En esta línea, adelantó: "La tendencia es que estamos en un régimen de Niña débil y probablemente no va a llover en lo que resta de enero. Vamos a ver febrero. Pero la tendencia es que haya menor cantidad de lluvias de lo normal, más allá de ciertos episodios lluviosos".

Desaparecerán las playas

Producto de la creciente del río Paraná, Duarte confirmó que "las playas se nos van a ir achicando más y en algunos lugares posiblemente en febrero puede que Paraná no tenga más playas, ya que va a haber reducción del tamaño de la playa".

Aclaró que con estos niveles actuales todavía se podrá disfrutar un poco más del verano, aunque dijo que habrá que "ver cómo evoluciona el río con la lluvia". "Seguramente a este pico de valores lo vamos a ver a mediados de febrero", indicó.

Esta situación incluso podría agravarse con el correr de los meses. "En marzo y abril entramos en la época de mayor cantidad de lluvias de nuestra zona, lo cual puede llegar a agravar a futuro. Pero no vamos a adelantarnos porque no ha sucedido", sostuvo.  (Radio La Voz)