APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Agro

3 de Febrero de 2018 - Nota vista 897 veces

Lobesia botrana en cultivos de arándanos y vid en Entre Ríos

Ante la detección de cuatro casos de lobesia botrana en cultivos de arándanos y vid en la provincia, la Secretaría de Producción participó del trabajo de integración público-privado donde se conformó un comité de emergencia para incrementar la capacidad de vigilancia y monitoreo de estos frutos. 

Tras la detección por primera vez en Entre Ríos de cuatro casos positivos de lobesia botrana en cultivos de arándanos y vid, la Secretaría de Producción a través de la Dirección de Agricultura y Apicultura, participó en Concordia, del trabajo de integración público-privado donde se conformó un comité de emergencia con el fin de incrementar la capacidad de vigilancia y monitoreo de estos frutos.

Durante la reunión, se detallaron las zonas cuarentenadas y de contingencia, y además se informó sobre las acciones que se deberán ejecutar en las mismas y en el resto de cultivos de arándanos y vid de la provincia.

Y quedó conformado el comité de emergencia con la finalidad de mantener informado al sector productivo y llevar a cabo las acciones de diagnóstico y control de la plaga en forma conjunta.

La lobesia botrana es una polilla que principalmente ataca a la vid, por eso se la conoce también como polilla de la vid, porque es el hospedero principal, pero también puede atacar a los arándanos, como ocurrió en nuestra región.

El cuerpo de la polilla adulto mide alrededor de seis milímetros y sus larvas se desarrollan sobre flores, bayas verdes, maduras y en el interior de las mismas.

El impacto que tiene esta plaga es que ocasiona una merma en la producción debido a la destrucción de los frutos y si bien aún no está definido el sistema por el cual ingresó la plaga a la provincia, hay algunos indicios de cómo podría haber sido, pero de todas maneras “hasta que no se realice el diagnóstico no podemos mencionar la forma”, indicó el director del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Centro Regional Entre Ríos, Carlos Zurbriggen.

Comité de

Emergencia

En relación a las líneas de acción planteadas, el director de Agricultura y Apicultura de la provincia, Lucio Amavet, detalló que en una primera instancia “se resolvió intensificar el monitoreo como plan de contingencia llevando e instalando una trampa por chacra o predio productivo de cada productor que hay en la provincia.

Esto refiere que tenemos alrededor de 60 productores y 700 hectáreas de arándanos que van a estar monitoreadas.

Luego evaluaremos los resultados que ese sistema de trampeo arroje para determinar si es necesario un sistema de control químico en la lobesia tanto en arándanos como en vid.

De esa manera se obtendrán los datos fehacientes de cómo va avanzando o no la enfermedad y con esos resultados volveremos a reunirnos en el comité de emergencia y estableceremos un nuevo plan de trabajo”. 

Por su parte, el representante de la Asociación de Productores de arándanos de la Mesopotamia (Apama), Alejandro Pannunzio, indicó que como “recién se hizo una primera captura y es en el número de capturas donde está la diferencia entre estar en contingencia o ya pasar a otro grado de riesgo o daño de la plaga, es por eso que como Asociación estamos poniendo todos los recursos para mitigar cualquier efecto que pueda haber de la plaga sobre nuestro cultivo, para de esta manera tratar de adelantarnos a los daños que se puedan generar”.

Capacitaciones 

El director del Centro Regional Entre Ríos del Senasa, Carlos Zurbriggen, destacó que “este comité de emergencia caracterizado por su integración público-privada, se realiza dentro de un programa de trabajo que nos permita oficializarlo e incluirlo dentro del sistema nacional de vigilancia”. También resaltó que se “definió como otra línea de acción la realización de capacitaciones donde se convocará a personal de INTA y Senasa para preparar a todo el personal técnico de la región”.

En lo que respecta al asesoramiento y prevención de esta plaga, el director de Agricultura y Apicultura, Lucio Amavet, señaló que “la Secretaría de Producción de la provincia aportará todos los recursos humanos que estén disponibles en el fortalecimiento de las capacitaciones” y resaltó que dentro del plan de contingencia se definió que las mismas estén destinadas a los técnicos del sector arandanero y a los productores; en pos de sensibilizar una enfermedad que es nueva, ya que es la primera aparición de la historia en este sector de la provincia”. 

Por último, Amavet indicó que “se necesita rápidamente de un sistema de sensibilización de la enfermedad para que todos los técnicos de cada uno de los productores y ellos mismos, puedan conocer no sólo la enfermedad sino también aprender cómo se controla, cómo se combate o cómo se monitorea”. 

Los representantes de los organismos que participaron de la reunión y forman parte del comité son: Alejandro Pannunzio, por la Asociación de Productores de Arándanos de la Mesopotamia (Apama), Velerio Ortiz por la Asociación de Vitivinicultores de Entre Ríos (Aver), Lucio Amavet por la Dirección de Agricultura y Apicultura de la provincia, dependiente de la Secretaría de Producción, Carlos Zurbriggen, por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Centro Regional Entre Ríos, Guillermo Meier, por la Estación Experimental Agropecuaria INTA Concordia. 

Estuvieron presentes también, el coordinador de Protección Vegetal del Senasa Centro Regional Entre Ríos, Ramón Erro, el subdirector de Agricultura y Apicultura, Mariano Schmidt, el coordinador de Desarrollo Territorial y del Corufa, Eduardo Asueta, representantes de Apama, Senasa Centro Regional Entre Ríos e INTA Concordia.