APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Opinión

31 de Enero de 2018 - Nota vista 129 veces

A mi hijo no le gustan los deportes y hacer actividad física ¿Qué puedo hacer?

Es sabido y comprobado que realizar cualquier actividad física es bueno para los niños en su etapa de crecimiento por muchísimos motivos y beneficios. Pero es posible que nuestros hijos no tengan alguna habilidad especial con determinado deporte o no se sientan a gusto con la actividad física en la escuela. ¿Qué podemos hacer?

¿Por qué a algunos niños no les gustan los deportes en equipo?

Algunos niños pueden ser demasiados tímidos o conservados y les cuesten las actividades en equipos, pero eso no quiere decir que el niño no tenga una buena condición física. Los deportes en equipo pueden mejorar la autoestima, la coordinación y las condiciones físicas generales de los niños, además de ayudarles a aprender a trabajar con otros niños y adultos. Pero si a su niño le cuesta sociabilizar y compartir es bueno averiguar por qué no está interesado y así capaz pueda ayudarlo si tiene algún miedo o preocupación u orientarlo hacia otra de las muchas actividades que existen.

¿Demasiado competitivos?

Hoy en día, es muy común que los niños imiten lo que ven en la televisión y que transformen una etapa formativa y de aprendizaje en una competencia para ganar tanto en la escuela, el club o en la casa de los amigos. No debemos olvidar de fomentar la importancia de jugar para divertirse, de compartir con pares y aprender a ganar y perder.

Muchas veces el niño no es el problema y el que es demasiado competitivo puede ser el padre/madre o entrenador del equipo. Hay una gran diferencia entre apoyar e incentivar al niño y proyectar nuestros sueños fracasados en nuestros hijos presionándolos demasiado. Esto también puede ser un motivo por el cual el niño se aleje de los deportes.

Es por eso, que nunca está de más ver el programa deportivo antes de inscribir al niño en la escuela o club, hablar con los entrenadores y con otros padres acerca de la filosofía y enseñanzas de dicha actividad o deporte. Los niños a medida que van creciendo podrán comprender los aspectos más competitivos del juego. Y es cierto que a algunos niños pueda motivarlos la competencia, pero la mayoría no están preparados para recibir tanta presión hasta los 11 ó 12 años.

¿Miedo escénico?

Los niños que no son deportistas natos o son algo tímidos pueden sentirse incómodos por la presión de pertenecer a un equipo. Los niños más tímidos también pueden preocuparse por decepcionar a sus padres, entrenadores o miembros de su equipo.

Esto es más habitual cuando el niño todavía está desarrollando sus habilidades básicas y la liga es muy competitiva.

Es necesario ser realista con respecto a sus expectativas como padre y saber que la mayoría de los niños no se convierten en atletas olímpicos. Hay que fomentar siempre que el objetivo es estar en buenas condiciones físicas y divertirse. Si el entrenador o la liga no están de acuerdo con esto, probablemente sea recomendable buscar otra actividad.

¿Todavía está buscando su deporte?

Una posibilidad es que el niño no haya encontrado el deporte que más le gusta o quizás no tenga la coordinación para el futbol como el papá, pero tenga las condiciones físicas y mentales para nadar, correr o hacer ciclismo. La idea de un deporte individual puede ser más atractiva para un niño al que le gusta hacer actividades solo.

Hay que estar abiertos con respecto al interés del niño en otros deportes o actividades. Al buscar otras opciones, le permitimos a nuestro hijo la posibilidad de invertir su tiempo en algo que él realmente disfruta.

La actividad física fuera

de los deportes en equipo

Puede pasar que los deportes en equipo nunca le entusiasmen demasiado a su hijo, pero hoy en día hay muchas actividades que un niño puede realizar y le brindaran esa cuota de ejercicio que todos necesitan para un crecimiento saludable.

Estas son sola algunas de las tantas opciones que tenemos a nuestro alcance, pero a veces no contemplamos:

" natación

" equitación

" clases de danzas

" patinaje sobre ruedas

" ciclismo

" andar en patinetas

" caminatas o excursionismo

" golf

" tenis

" esgrima

" gimnasia artística

" artes marciales

" yoga y otras clases para mantener el estado físico

" frisbee

" correr

Apoye la decisión de su hijo

Hay que ser paciente si su hijo tiene dificultades para elegir una actividad o deporte y continuarla.

Por lo general, van a comenzar y dejar muchas veces hasta que encuentran una actividad adecuada y está bien que así sea.

Como también es muy importante no olvidarnos de fomentar y respetar si el niño quiere ser músico, matemático o científico nuclear.

Encontrar y hacer lo que amamos nos hará felices y eso también es parte fundamental de sentirse y crecer saludablemente.