APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

31 de Enero de 2018 - Nota vista 126 veces

El lado oscuro del intestino

Numerosas son las patologías que afectan el aparato digestivo y la calidad de vida de miles de personas. Los estudios tradicionales para diagnosticarlas son la endoscopía y la colonoscopía, pero muchas de las enfermedades, especialmente las que afectan al intestino delgado, suelen ser difíciles de detectar mediante estos estudios.

Las patologías del intestino delgado como la atrofia de la mucosa intestinal, la enfermedad de Crohn, el sangrado oscuro y otras anormalidades del intestino delgado, pueden resultar difíciles de detectar a través de los métodos convencionales como la endoscopía alta o baja (colonoscopía). Esto se debe a que no llegan a la porción del intestino donde usualmente se originan, formada por yeyuno e íleon.

Un método efectivo para diagnosticar estas patologías es la llamada cápsula endoscópica, una píldora que contiene una cámara diminuta y que al ingerirla permite visualizar el interior del intestino y del colon desde un monitor. Esta tecnología no invasiva no sólo no necesita anestesia, sino que además le permite al paciente continuar con su rutina diaria.

“Si bien en primera instancia se realizarán las endoscopías para descartar otras afecciones, el médico puede recurrir a las cápsulas endoscópicas para acceder a dicha zona y constatar si se trata de alguna patología específica de dicha porción del intestino delgado” explicó la Dra. Raquel González, gastroenteróloga del Hospital Alemán.

Las cápsulas endoscópicas ya fueron usadas por 2.6 millones de personas hasta el momento, siendo cada vez más elegidas por sus beneficios y simplicidad a la hora de realizarse el estudio de análisis del tracto digestivo. Además, desde que comenzó a implementarse mejoró la calidad y capacidad de diagnóstico, haciendo más eficiente la lectura de patologías y más sensible para evaluar las lesiones de la mucosa del intestino delgado en comparación con otras técnicas de imagen.

Un beneficio adicional es que esta tecnología no es técnica - dependiente, pudiendo el profesional analizar las imágenes en cualquier momento, y no necesariamente en vivo, volviendo sobre los lugares que quiera visualizar nuevamente y avanzando la grabación en tramos cuya visualización no sea necesaria.

Según la Dra. González, algunas lesiones del intestino delgado, como el sangrado de origen oscuro sólo pueden confirmarse a través de esta técnica. “La primera señal en general es la deficiencia de hierro y la anemia en sangre, pero deberá descartarse a través de otros estudios”, explicó, y agregó: “en el caso de que se sospeche de estas patologías se solicitará en primera instancia las endoscopías digestivas convencionales y luego con estos estudios negativos, la cápsula endoscópica para confirmar el resultado”. En este sentido, la cápsula ayuda a detectar la ubicación del origen del sangrado o la herida, para un mejor tratamiento.

En cuanto a la enfermedad de Crohn, “anteriormente se creía que en nuestra región, afectaba principalmente intestino grueso y solo en un 11% el intestino delgado, sin embargo, ahora sabemos que puede comprometer el intestino delgado en un 30% de todos los pacientes con esta enfermedad”, detalló el Dr. Figueredo, gastroenterólogo del Gedyt.

En el caso del colon específicamente, esta técnica no invasiva permite la detección de pólipos en pacientes que no pueden realizarse una colonoscopía o bien si la misma no se pudo completar.

“La menor invasión del paciente facilita el acceso a este tipo de estudios.

Algunas personas no pueden realizarse una colonoscopía o una endoscopía por cuestiones relacionadas a la anestesia o bien por otros temas de salud”, resaltó el Dr. Ricardo Figueredo y concluyó: “un diagnóstico correcto será la clave para que el paciente reciba el mejor tratamiento”.