APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

31 de Enero de 2018 - Nota vista 103 veces

Agorafobia y ansiedad, las razones por las que algunas personas temen irse de vacaciones

Es verano y la mayoría de las personas programa alguna salida de vacaciones. Pero la posibilidad de un viaje, ya sea con amigos o familia, no siempre es motivo de disfrute para todos. Diez consejos para que el descanso no se convierta en una tortura

Vacaciones no siempre es sinónimo de descanso y relax para muchas personas. Son tantos los temores y la ansiedad que les genera alejarse de su hogar, viajar, compartir espacios con mucha gente, que muchos prefieren evitarse el “disgusto”.

El motivo principal en estos casos es el temor a alejarse de su casa y lo que produce ansiedad es la perspectiva de ir hacia un espacio desconocido. “Cuando a la crisis de ansiedad se le suma el miedo a encontrarse en lugares o situaciones donde la fuga resultaría ser difícil o no se podría contar con ayuda en el caso de sufrir un ataque de pánico, estamos en presencia de lo que se denomina agorafobia desde una perspectiva psicológica”, analizó la licenciada en Psicología Marina Rovner, especialista en trastorno de pánico y crisis de ansiedad.

    La mayor parte de la población con trastorno de pánico muestra signos de agorafobia y ansiedad antes de desarrollarlo; es lo que se conoce como el miedo al miedo.

Según especificó la especialista, las personas con agorafobia evitan realizar viajes por miedo y ansiedad a:

– Salir solo de la casa

– Viajar en transporte público

– Estar en lugares donde no se identifiquen los baños ni salidas de emergencia


– Estar en lugares muy abiertos (parques, plazas)

– Estar en eventos con mucha gente y ruido

– Estar en lugares cerrados (cines, teatros)

La persona sabe que su miedo es irracional, pero no termina de creer que estará seguro fuera de su lugar conocido (iStock)

“La ansiedad en sí no es mala, muchas veces nos sirve para prepararnos ante situaciones nuevas como, por ejemplo, averiguar datos sobre un nuevo empleo o informarnos antes de conocer a una persona -explicó-. Es importante diferenciarla de la agorafobia, ya que esta puede dificultar la realización o el disfrute del viaje al instalarse involuntariamente algunos pensamientos catastróficos”. Y tras destacar que “hay que estar atento a los primeros síntomas y contactarse con un profesional especializado para asegurarse no tener una crisis antes de viajar”, Rovner aseguró: “La mayor parte de la población con trastorno de pánico muestra signos de agorafobia y ansiedad antes de desarrollarlo; es lo que se conoce como el miedo al miedo”.

Las estadísticas indican que la posibilidad de padecer agorafobia con o sin historia de trastorno de pánico en algún momento de la vida es del 3,5%, según datos de la USA National Comorbility Replication.

Es importante diferenciar la ansiedad de la agorafobia, ya que esta puede dificultar la realización o el disfrute del viaje.