APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Espectáculos

Ivana Nadal - 29 de Enero de 2018 - Nota vista 619 veces

“Todos tenemos sexo y que ustedes hayan visto algo del mío, no fue mi culpa”

A casi dos años de que se filtraran imágenes prohibidas de ella, Ivana Nadal decidió frenar las agresiones verbales y compartió un extenso escrito en su cuenta de Instagram, donde además luce todos sus atribuitos.

Lejos de quedar atrás el difícil momento que vivió Ivana Nadal (27) luego de que en marzo de 2016 se filtraran imágenes prohibidas en las redes y otras aplicaciones, la modelo sigue siendo blanco de críticas.

Además, días atrás una usuaria de Twitter trató de “gorda” a Ivana y la diosa no ocultó su enojo: “La infelicidad de la pobre mujer. ¡Soy modelo (no soy gorda para las marcas que me contratan, por suerte) y conductora de TV y radio! Un gusto”.

En este contexto, Ivana decidió frenar las agresiones verbales y compartió un extenso escrito en su cuenta personal de Instagram junto a una foto en la que se la ve sonriendo y mostrando su belleza natural.

La publicación reza lo siguiente:

Mucha gente te enfrasca en una perfección que ellos solos imaginan. A mí me gusta mostrarme tal cual soy. Con una sonrisa enorme de dientes desparejos y únicos, con un ojo más chiquito que otro (cuando me río) y unas pecas que acompañan esa sonrisa. Con ojos achinados y una mirada transparente. Con ganas de vivir, de conocer, de experimentar, de amar y ser amada, de dar y recibir. Con ganas.

No intento caerle bien, ni mal, a nadie. Sólo soy. Y me hace feliz si a los que quiero, los hace feliz. Soy independiente e impulsiva. Solidaria pero jamás dejando de lado lo que yo deseo, y haciendo todo por cumplirlo.

Eso, soñadora. Una completa soñadora; con pies sobre la tierra.

No me gusta hablar de lo que pasó con mi intimidad porque fue una violación, y muchos se rieron de eso, se hicieron eco, lo compartieron y opinaron... ¿Pero saben qué? ¡Está superado! ¡Entendí que quienes están mal, son ellos, no yo!

Muchos de nosotros tenemos sexo, y lo conocemos más o menos, lo exploramos más o menos, y lo ponemos en práctica más o menos. Pero el hecho que ustedes hayan visto algo del mío, no fue mi culpa.

 Así que por favor, no insulten más. ¡Mírense un poco ustedes y sean felices! ¡Sonrían y amen la vida como yo! Gracias a todos los que siempre están y me dan cariño sin conocerme tanto.