Salud

27 de Enero de 2018 - Nota vista 356 veces

Síntomas de que un resfriado común se ha convertido en neumonía

La neumonía consiste en una inflamación de los pulmones que amenaza con complicaciones graves si no se procede a poner en marcha un tratamiento adecuado. Puede desarrollarse como consecuencia de un resfriado común o una alergia, o también como resultado de sufrir una lesión en el pecho.

¿Quién se expone a ella?

La neumonía puede manifestarse tanto en niños como en adultos. Pero, según los expertos, los más vulnerables son las personas que fuman, así como los que consumen con periodicidad bebidas alcohólicas.

Cerrar los ojos a los síntomas de una neumonía no vale la pena; tampoco observarlos en ti debe ser motivo para entrar en un estado de pánico. La medicina moderna es capaz de vencer a esta enfermedad, pero la condición indispensable es que acudas a tiempo a ver a tu médico. A continuación, profundizaremos en las señales que indican una posible neumonía.

Escalofríos y fiebre

Durante una neumonía, una persona presenta una temperatura alta durante más de 4 días (normalmente por encima de 38,5° C), y que suele resultar muy complicada de combatir. En este contexto, el paciente tendrá la sensación constante de frío.

Sin embargo, este factor no es determinante, porque el aumento de la temperatura puede venir derivada de una gran cantidad de otras posibles enfermedades y se debe comprobar la presencia de otros síntomas, además de este, para conocer la causa exacta del mismo.

Fuerte somnolencia

Durante una neumonía, el cuerpo del paciente se debilita y la persona siempre tiene ganas de dormir. A menudo, presenta una ausencia elevada de energía, incluso para tomar un simple refrigerio.

Tos específica

Uno de los síntomas característicos de una neumonía es la existencia de una tos severa. Es posible que se produzca en la garganta un esputo de color similar al óxido o de tono verdoso; posiblemente, con pequeñas manchas de sangre.

Frecuente respiración superficial y disnea

Debido a que una neumonía es una enfermedad que afecta a los pulmones, ocasiona en el paciente una pérdida de su frecuencia respiratoria. Este respira muchas veces ya que presenta dificultades claras para inhalar y, hasta en un estado de quietud, la neumonía provoca una disnea.

Frecuencia cardiaca aumentada

Los médicos señalan que un cambio en la frecuencia cardíaca es un síntoma de neumonía. Se puede comprobar el ritmo cardíaco de un niño aplicando suavemente 2 dedos sobre su arteria carótida.

Dolor en el pecho

Durante una neumonía, el dolor en el pecho se presenta no solo durante la tos, sino también durante un período de respiración normal y tranquilo.

Empeoramiento general después

de sufrir un resfriado común o una gripe

Si la gripe o el resfriado común se prolongan durante un tiempo y la fiebre se manifiesta periódicamente durante 5 días, o más, también es una señal para que se sospeche de que se sufre una neumonía.

¿Qué hacer?

Con la aparición de los primeros síntomas de una neumonía es importante contactar con tu médico lo antes posible. No dudes en llamar a una ambulancia. Explica a los médicos claramente los síntomas que tienes. No te asustes si tu diagnóstico no puede saberse de inmediato, ya que la neumonía se confirma solo después de realizar una radiografía del tórax.

Cuando la enfermedad es diagnosticada, proceden a someterte al tratamiento necesario. Tienes que estar preparado a que, después de la recuperación, tendrás que someterte a un curso de fisioterapia y realizar una terapia de ejercicios.