APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Opinión

20 de Enero de 2018 - Nota vista 181 veces

SABER DISFRUTAR…

Disfrutar es poner la atención plena en el momento presente y deleitarse con él, es encontrar el encanto de aquello que está sucediendo aquí y ahora, es conectarse con las bondades de lo que nos rodea y experimentar bienestar, alegría, calma y paz.

Por lo general, al disfrute lo asociamos con el ocio, el tiempo libre, el esparcimiento, el entretenimiento y por eso tendemos a desplazarlo hacia el futuro: esperando que llegue el fin de semana, las anheladas vacaciones o ese día feriado marcado en el calendario; y así el resto de los días de nuestra vida transcurren como si cargáramos una pesada mochila, llenos de obligaciones y preocupaciones, sin pasión, hundidos en la queja y destinados solo a “sobrevivir”.

La idea es aprender a disfrutar del día a día, el “hoy”, cada instante de nuestra vida, sin esperar nada; disfrutar cuando trabajamos, estudiamos, cuando hacemos alguna actividad deportiva, leemos, cocinamos, compartimos alguna comida y hasta cuando nos lavamos la cara o cepillamos los dientes. El disfrute es una actitud de vida que nos lleva a involucrarnos de lleno con el momento presente. Disfrutar es lograr la conexión con los cinco sentidos y así, con el entorno circundante, es comprometerse a descubrir y agradecer las cosas simples para saborear la entera existencia.

CONECTAR CON LOS CINCO SENTIDOS

Es importante estar atentos a lo que nos rodea y a todo aquello que percibe nuestro cuerpo: los colores, sabores, aromas, texturas, sonidos; y a la vez, estar concientes de la calidad de nuestros pensamientos y emociones porque suelen bloquear las maravillas del momento presente.

Si caminamos por la costanera, ¿sentimos el sol y la brisa sobre nuestra piel, los aromas y colores que nos envuelven?... Y si miramos una flor ¿la observamos en profundidad, apreciamos sus hojas, su tallo, sus pétalos? ¿Cómo huele?... Si encontramos un amigo ¿Cómo sentimos el apretón de manos, el abrazo, su voz, su perfume? Y si elegimos una fruta para comer ¿somos conscientes de su textura, color, aroma, gusto?

¿Sabemos deleitarnos con cada instante que vivimos a diario? …¿O estamos inmersos en nuestros pensamientos, enredados en conflictos y disgustos, dominados por una mente inquieta que vuela constantemente hacia un pasado nostálgico o hacia un futuro incierto, llenándonos de ansiedad y preocupación?

Conectar con los sentidos y con la respiración nos ayuda a regresar al momento presente y poder disfrutar de la fortuna que este instante nos ofrece.

VIVIR UN DIA A LA VEZ

Aprender a vivir el día a día es un arte. Generalmente estamos tan sumidos en pensamientos y emociones negativas que nos aferran al pasado o nos llenan de ansiedad por lo que viene… que el día de “hoy” pasa desapercibido, sin disfrute, sin darnos cuenta.

Y nos acostumbramos tanto a transitar nuestra vida con todas estas mochilas que al levantarnos cada mañana, ponemos el piloto automático y repetimos -día a día- cientos de hábitos nocivos que van tapando los instantes mágicos y la belleza de cada momento… que se van para no volver nunca más. Y sentimos que la vida se vuelve pesada, sacrificada, con permanentes problemas y conflictos, sin darnos cuenta que la llave para desactivar todo lo que nos impide disfrutar, está dentro de nosotros.

El reto es dejar atrás las sombras del pasado, soltar los miedos al futuro y respirar solo presente; tomar acciones hoy, confiar, fluir, vivir el día, porque todo sana, todo llega, nada queda detenido.

EL PLACER DE LO SIMPLE

Las cosas simples que nos rodean son como las estrellas en las noches despejadas; están allí, titilando, envolviéndonos y ofreciéndonos su magia; sin embargo pocas veces nos detenemos a contemplarlas, a disfrutarlas y admirar su belleza; solo cuando nos faltan, cuando la vida nos da un golpe o un revés, cuando todo se vuelve oscuro, allí las añoramos y daríamos lo que sea por disfrutarlas una vez más.

Una frase dice: “Ser feliz es simple, lo difícil es ser simple”. Nuestra mente compleja nos embauca con incesantes pensamientos de preocupación, de derrota, de insatisfacción, de negatividad, de conflicto, de juicios y opiniones, que nos apartan de la belleza del instante presente.

Por tal motivo, los grandes sabios dicen que la clave para disfrutar del momento presente va más allá de llevar una vida sencilla, es lograr ser sencillos de pensamiento, es decir, no complicarnos con todo y por todo, soltar los prejuicios, el querer tener la razón y las opiniones rígidas; es aceptar lo que es, y conectarnos simplemente con lo que nos identifica y nos hace bien al corazón.

Vivir simple, sencillo, es cerrar los ojos, estar atentos a nuestra respiración, a los latidos de nuestro corazón y percibir con apertura todo aquello que los sentidos tienen para regalarnos, apreciar lo que nos rodea y agradecer por aquellas cosas simples que no cambiaríamos ni por todo el dinero del mundo.

Salgamos del piloto automático, del apuro y de la urbe apresurada y estresante; abramos nuestro mundo interior para descubrir todos los tesoros que la vida tiene para que disfrutemos. No estás por accidente en el Universo, eres parte de él, anímate a descubrirlo, a saborearlo y a disfrutarlo sin límites.


María Inés Francisconi

Desarrollo Humano

Abogada Mediadora

Coach Ontológico

Contacto: ine.francisconi@gmail.com