APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Agro

La Columna Forestal Del INTA Concordia - 19 de Enero de 2018 - Nota vista 856 veces

¿Cuántas plantas de eucalipto se plantan por hectárea en la costa del Río Uruguay?

En esta región las densidades de plantación de eucalipto sobre tierra sin forestación previa varían entre 1000 y 1200 plantas por hectárea, siendo los espaciamientos más usados 4 m x 2,5 m, 4 m x 2 m y 3 m x 3 m.

Se comenzó a plantar a esas densidades con el objetivo de obtener el mayor volumen de madera posible, sin considerar la calidad. Hoy en día el destino industrial y el precio de la madera rolliza se define por su diámetro en punta fina: hasta 12 a 15 cm de diámetro en punta fina del rollo, el destino es para triturado, y a partir de diámetros mayores en punta fina puede ir a aserrado. 

A su vez, los rollos aserrables pueden tener mayor precio de mercado cuanto mayor es su diámetro en punta fina, y más aún si han sido podados, pues aumenta el rendimiento en aserradero y se obtiene mayor proporción de madera de calidad superior (sin nudos y otros defectos). 

Partiendo de 1000-1200 plantas por hectárea, para llegar a la corta final con árboles de mayor diámetro promedio se pueden aplicar uno o dos raleos, cortas intermedias que se hacen mientras la plantación está creciendo, para favorecer el crecimiento en diámetro de los mejores árboles, los que quedan en pie hasta la corta final, tratando de obtener la mejor relación entre el volumen total y el tipo de productos que se obtienen al momento de cortar la plantación. Sin embargo, hay antecedentes en la zona que indican que plantando entre 600 y 800 plantas por hectárea, con menores costos de establecimiento (plantación y cuidados iniciales de la plantación) y menos raleos, es posible obtener un resultado similar.

Pero en campos a reforestar, provenientes de sucesivos manejos de los rebrotes, con tocones grandes y gran volumen de residuos de cosecha que impiden la mayoría de las veces trabajar el suelo, la cantidad de plantas a plantar por hectárea dependerán del espaciamiento original de la plantación y de la disposición y reducción de los residuos. Para reducir los residuos lo más común es quemar los residuos amontonados en pilas (escolleras), lo que ocasiona pérdida de nutrientes y puede afectar la productividad a largo plazo. La trituración e incorporación de los residuos al suelo o el despejado de los residuos de las líneas a replantar son alternativas que, si bien menos usadas, se recomiendan para conservar los nutrientes. 

Otras veces, cuando no se pueden quemar los residuos de la cosecha por riesgos de incendio o prohibición (para plantaciones certificadas o en épocas de prohibición de quemas), o no se quiere afrontar el costo de su realización, se dejan los residuos amontonados en escolleras y se plantan las entrelíneas limpias.

En lotes donde los espaciamientos originales eran de 2,5 m x 2,5 m hasta 3 m x 3 m algunas empresas dejan una línea sin plantar cada tres o cuatro líneas, para amontonar allí los residuos y bajar la densidad de plantas por hectárea.



Por Ing. Ftal. María de los Ángeles García. INTA Concordia.