APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Tecnología

12 de Enero de 2018 - Nota vista 386 veces

Llegó el iPhone X a la Argentina, pero es más barato viajar e ir a comprarlo a Miami

Muchos esperaban con ansias el desembarco del iPhone X en la Argentina. Sin embargo el precio con el que salió a la venta dejará a más de uno con las ganas.

Días atrás se informó que Maxim, un reseller oficial de Apple, finalmente anunciaba el desembarco del iPhone X en la Argentina. Sin embargo poco más se supo acerca de la posibilidad de hacerse con el último fetiche de Apple.

Es que desde la distribuidora oficial en Argentina de la compañía co fundada por Steve Jobs advirtieron que todavía no estaba definida ni la fecha en que se pondría finalmente a la venta ni a que precio.

Sin embargo Frávega lanzó este viernes su pre venta y fue el primero en ponerle precio de manera oficial en la Argentina: 44.999 pesos al contado.

Bastante más que los 999 dólares (18.633 pesos) que se paga por el mismo aparato en los Estados Unidos.

De hecho quien quiera hacerse con el iPhone X en la Argentina podrá elegir entre dos opciones: comprarlo en las tiendas oficiales o bien viajar a Miami y obtenerlo allí, de paso aprovecha y se pasa unos días en la playa.

Es que un pasaje ida y vuelta sin escalas por American Airlines a Miami cuesta 23.198 pesos. Si a ese monto se le suman los 18.633 que cuesta el aparato allá terminará gastando 41.831 pesos. Todavía le sobrarán 3.168 pesos para pagarse una noche de hotel.

Eso sí, a la llegada deberá rezar para que el semáforo en la aduana del Aeropuerto de Ezeiza se ponga verde a su llegad. Sino deberá pagar por su importación. En ese caso deberá pagar 3.721 pesos (el 50% de 999 dólares, menos la franquicia de 300, por lo que se deberá pagar 199,5 dólares adicionales). En este caso el iPhone estará un 553 pesos por encima de quien lo compró en Argentina, pero bueno, además paseaste un poco.

El iPhone X se trata de un cambio drástico en lo que respecta al iPhone. Cambió, por primera vez, el diseño de manera radical. Le extendieron la pantalla al dispositivo, que dejó de tener bordes y un escáner en la parte delantera con el que el teléfono "reconoce" a su dueño y desbloquea el dispositivo de manera automática.