APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Opinión

9 de Enero de 2018 - Nota vista 551 veces

Historias ocultas en la ciudad: no solo es un vendedor de panchos

Rubén que hace 25 años es vendedor de panchos. Se encuentra todos los días en la esquina de calle Alberdí y peatonal. Con buen trato, una sonrisa, el chiste para los niños, atiende su puesto.

Antes de dedicarse a este negocio propio, era chofer de remises, “manejaba un lindo y cero kilómetro, me sentía todo un ganador”, pero un día comprendió que eso nunca sería suyo y debía trabajar para él.

Aventurándose haciéndole honor a su juventud, un familiar de profesión herrero, mientras le recordaba que aquello era una locura, le armó un carrito para vender panchos. Así comienza la historia, de este negocio que fue el de su vida.

Rubén hoy con 64 años, ya hace veinticinco vende panchos en esta tradicional esquina. “yo con esto (señala su carrito) mantengo a mi familia, me hice mi casa, mandé a estudiar a mis dos hijas una es Profesora de Biología y otra maestra”.

Él guarda todas nuestras historias, de los que hemos pasado en algún momento por allí, casi parte de aquel lugar, nos conoce a todos, movimientos, horarios, desamores, peleas, festejos, engaños.

Además es un libro abierto, casi ningún tema se le escapa, tiene una mirada crítica y reflexiva, por lo que queremos decirle gracias por cuidarnos desde esa esquina. Y dedicarle estas pocas líneas.