APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

Increíble pero real - 3 de Enero de 2018 - Nota vista 809 veces

Construyeron una isla para poder beber alcohol tranquilos

La estructura de arena fue levantada, el pasado domingo, aprovechando que la marea estaba baja, luego los amigos llevaron una mesa de madera y una hielera.

“Hecha la ley, hecha la trampa”, dice un dicho popular que, una vez más, acaba de ser confirmado por los hechos: en Nueva Zelanda un grupo de amigos decidió construir su propia isla para ubicarse en aguas internacionales y así poder beber alcohol durante las celebraciones del año nuevo sin ser detenidos por la policía de su ciudad.

Una vez instalado, el grupo pasó toda la noche bebiendo y terminó recibiendo el año 2018 en la isla, donde, según informan los periódicos locales, disfrutaron de los fuegos artificiales.

El castigo por beber en público durante el año nuevo es una multa de 180 dólares o la posibilidad de ser arrestados pero las autoridades locales parecen haberse tomado la situación con humor.

De hecho, el propio comandante de la policía festejó que los jóvenes “pensaran creativamente”, agregando que, si se hubiera enterado de lo que pensaban hacer, él también se hubiera sumado al festejo.