Policiales

Gualeguaychú - 3 de Enero de 2018 - Nota vista 536 veces

La Justicia dictó 60 días de prisión preventiva a la asesina de Pastorizzo

Nahir Galarza, la chica de 19 años que asesinó de dos balazos a su novio de 21, fue trasladada a una cárcel común.

Así lo decidió la Justicia después de que los médicos que la atendían en la sala de psiquiatría del Hospital Centenario de Gualeguaychú determinaran que ya está “estabilizada” emocionalmente.

En la audiencia, el Juez de Garantías aceptó el pedido que realizó el fiscal Facundo Álvarez y Galarza recibió dos meses de prisión preventiva. Son 60 días que la acusada permanecerá alojada en la Comisaría de la Mujer y allí aguardará por las pericias psicológicas psiquiátricas a la que será sometida en los primeros días de febrero.

Justamente, una multitud había marchado el lunes por la anoche a los Tribunales locales para pedir Justicia por Fernando Pastorizzo, la víctima y reclamar que Galarza fuera trasladada a una cárcel común.


“Espero que esta asesina esté lo antes posible en una celda y no en una cama de hospital”, había dicho Gustavo Pastorizzo, el padre de Fernando, quien estuvo acompañado por unas 200 personas. “Por la manera en que esta persona lo asesinó y por los golpes que le dio durante años no se puede creer que aún siga detenida en el hospital, supuestamente en un estado de shock que no tuvo cuando le pegó los dos tiros, cuando se bañó, cuando se acostó y cuando se puso a postear en las redes sociales”, agregó el hombre.

En tanto, Marcelo Galarza, padre de la chica y dueño del arma que terminó con la vida de Pastorizzo, habló por primera vez y aseguró que su hija “no es un monstruo”.

El hombre brindó detalles de la relación que mantenían los jóvenes, a la que calificó como “conflictiva”. En esa línea, sostuvo que Pastorizzo era violento y le pegaba a la chica, aunque evitó justificar lo ocurrido. “Hay testimonios de que la golpeaba. No estoy diciendo que un hecho justifica el otro; simplemente yo también quiero saber qué pasó y qué hay detrás de todo esto”, señaló.

Galarza estuvo internada desde el viernes pasado en el Hospital Centenario, esposada y con custodia policial. La Justicia decidió enviarla allí después de que confesara el crimen por una supuesta descompensación emocional. El principal temor de la fiscalía era que la chica intentara quitarse la vida.

Al ver a la multitud reclamando frente a su despacho, el fiscal a cargo de la investigación, Sergio Rondoni Caffa, decidió salir a dar la cara ante la familia y aseguró que cuando “la parte psicológica esté compensada, (Galarza) va a ser trasladada a la Comisaría del Menor y la Mujer, donde seguirá detenida como corresponde.

“Esta chica está ahí no porque la Fiscalía quiera sino por un pedido médico (del forense). No queremos que cometa un atentado contra ella misma, sino que cumpla lo que tenga que cumplir, que es una condena”, había agregado Rondoni Caffa. El fiscal explicó que espera los peritajes de los teléfonos celulares de la pareja, algo que consideró muy importante para el avance de la investigación.

La causa que investiga el asesinato de Pastorizzo está caratulada como “homicidio doblemente agravado” por el vínculo y la utilización del arma. “Si se prueba, a Galarza le correspondería cadena perpetua”, afirmó Rondoni Caffa.

El cuerpo de Fernando fue encontrado el viernes a las 5.30 de la mañana. Estaba tirado en el piso y agonizando junto a su moto, en General Paz al 370, entre Pueyrredón y Artigas, en Gualeguaychú. Galarza confesó el crimen horas después de haberle disparado dos veces a su novio con el arma reglamentaria de su papá, un oficial de la Policía de Entre Ríos.